DOLAR
OFICIAL $187.16
COMPRA
$196.16
VENTA
BLUE $375.00
COMPRA
$379.00
VENTA

Los peritos de los rugbiers cuestionaron la autopsia y las maniobras de RCP a Fernando Báez Sosa: “No sabemos de qué murió”

“No parece escrita por un médico”, dijeron en la última audiencia testimonial, que coincide con el tercer aniversario del homicidio. Expectativa por la posibilidad de que más acusados declaren.

A tres años del crimen de Fernando Báez Sosa -el joven de 18 años asesinado a golpes a la salida de un boliche en Villa Gesell-, este miércoles se realiza la última jornada testimonial del juicio contra los ocho rugbiers acusados de matarlo.

La defensa citó a dos peritos, que cuestionan la autopsia realizada a la víctima, pero la expectativa gira alrededor de la posibilidad de que más imputados decidan declarar. Hasta ahora, sólo lo hicieron tres: Máximo Thomsen y los hermanos Luciano y Ciro Pertossi.

 

Uno de los peritos de la defensa apuntó a inconsistencias en la autopsia

El médico Juan José Fenoglio, perito por parte de la defensa, comenzó su testimonio cuestionando el trabajo del médico Diego Duarte, que practicó la autopsia de Fernando tras el crimen, en el Hospital de Pinamar.

"En los casos de traumatismo de cráneo, por accidente o estas circunstancias, es raro que se produzca la muerte en el lugar del hecho. Generalmente, los pacientes con este tipo de traumatismo llegan al hospital", consideró.

"Leyendo el informe de autopsia, nos encontramos con algunas cosas que no coincidían con lo que nosotros pensamos", continuó.

En ese sentido, explicó: "El cráneo es una unidad cerrada que protege muy bien al cerebro. Por más que el cerebro deje de funcionar por cualquier causa, el corazón sigue funcionando normalmente porque no depende de la función cerebral. Lo que puede pasar es que cambie la frecuencia cardíaca, que baje, pero no que se llegue a un paro cardíaco".

Fenoglio, perito citado por la defensa, continuó leyendo párrafos de la autopsia sobre las hemorragias del cerebro y volvió a cuestionar el trabajo del médico Diego Duarte, que practicó la autopsia de Fernando tras el crimen. Dijo que les llamó la atención porque "no parece que esto lo hubiera escrito un médico".

Además cuestionó las maniobras de RCP. "Otra cosa que nos llamó la atención es que había traumatismo de abdomen, según la autopsia. Para lesionar el hígado y que haya sangre en el abdomen, si bien pueden existir en algunas circunstancias lesiones internas y que no haya en la piel, debería haber también en el músculo, y en el informe no están descriptas. Esta lesión podría ser producto de un aplastamiento del hígado, lesión que podría haber ocurrido durante la RCP", señaló el médico Juan José Fenoglio, perito citado por la defensa.

Fenoglio: "No sabemos de qué murió, la autopsia no lo explica"

Lo dijo el médico Juan José Fenoglio, perito citado por la defensa, al ser consultado sobre por qué murió Fernando. "No lo sabemos, porque la autopsia no lo explica. Lo sabríamos si alguien nos dice qué le provocó el paro cardiorespiratorio".

Y volvió a apuntarle al médico Diego Duarte, que practicó la autopsia: "No exploró qué arteria fue la que se rompió. Tampoco exploró si hubo luxación de columna cervical, y es causal de muerte. No está explorado".

Fenoglio, perito citado por la defensa, continuó cuestionando el procedimiento de la autopsia realizada por Diego Duarte: "Debería haber investigado si Fernando tenía una aneurisma, porque a veces aún con un golpe menor se produce la rotura de un aneurisma y provoca la muerte".

"No decimos que Fernando Báez Sosa tenía uno, decimos que el médico debió investigarlo", agregó.

"El concepto de autopsia es saber causa y mecanismo de muerte, y acá el mecanismo no está descripto", concluyó.

 

Pese a las marcas en el rostro de Fernando, el perito de la defensa habla de "lesiones leves"

"Ninguna de las lesiones fracturó el maxilar, ya nos da una idea de la potencia", remarcó el perito Fenoglio. Mientras mostraba una imagen del lugar donde la víctima tiene la huella de la zapatilla de Thomsen, consideró que todas las lesiones que tiene en la cara Fernando "son leves".

"Si no se hubiera producido lesión cerebral, todas hubieran sido lesiones leves", expresó el médico citado por la defensa.


Velich, otro de los peritos citados por la defensa: "La autopsia da vergüenza ajena"

Jorge Rodolfo Velich, otro de los peritos por parte de la defensa, deslizó que Fernando "inicia su cuadro traumático hacia la muerte por golpes a través del cráneo, no quedaron claras en la autopsia qué lesiones".

"La autopsia es fundamental, es la IPP, una prueba pericial irrepetible. El escrito de la autopsia, realmente, pido disculpas por lo que voy a decir, da vergüenza ajena", lanzó.

"No creo que haya muerto en el lugar, sí que ya estaba inconsciente, sí que podría haber entrado en estado perimortem", señaló Velich.

"Se produce paro cardíaco y se realizan maniobras para reanimarlo. Si realmente murió en el lugar y la ambulancia llegó, pregunto, para qué lo trasladaron. Retiramos el cadáver del lugar el hecho, de la escena del crimen. Para qué lo trasladaron", agregó.

Al igual que lo había hecho Fenoglio, Velich objetó las maniobras de RCP realizadas al cuerpo de Fernando luego de la brutal golpiza. "Lo aclaro ahora porque lo van a querer saber: no fue la RCP la que mató a Fernando, pero agravó la situación por la movilización" del cuerpo.

"No tenemos un buen informe de una pericia irrepetible, que se hace una vez y nada más", añadió.

A la hora de preguntar, Hugo Tomei -abogado de los rugbiers- le consultó al perito si una lesión en el hígado podía causar la muerte. "Puede, o acelerarla", respondió Velich.

Dejá tu comentario