DOLAR
OFICIAL $92.64
COMPRA
$98.64
VENTA
BLUE $140.00
COMPRA
$145.00
VENTA

Los jubilados no le ganaron a la inflación

Dicha afirmación resulta al menos sesgada, ya que en la realidad los hechos esconden un retroceso de derechos de los jubilados.

El Gobierno aseguró que la inflación del primer semestre es del 14% y que los aumentos de las jubilaciones superaron la inflación, ya que fueron del 19%. Dicha afirmación resulta al menos sesgada, ya que en la realidad los hechos esconden un retroceso de derechos de los jubilados.

Para comprender lo expuesto es necesario retrotraernos a los sucesos que se fueron dando a partir de la sanción de la 27.426, durante el gobierno de Mauricio Macri. Allí se produjo el primero de los hechos que perjudicó gravemente a los jubilados.

Dicha norma instaló una nueva fórmula de la movilidad jubilatoria tomando para su cálculo un aumento basado  en un 70% por inflación y el otro 30% por la variación salarial. El problema se suscitó con la aplicación retroactiva de la misma, que fue declarada inconstitucional por la Justicia, dado que la movilidad ya se encontraba devengada y en vez de abonar un aumento del 14,5% los jubilados percibieron solo el 6%.

En el mes de diciembre de 2019 con la sanción de la Ley  27541 de Solidaridad Social y Reactivación Productiva se suspende la movilidad jubilatoria y se establece que los aumentos jubilatorios se realizaran por decreto.

En consecuencia, en el mes de febrero se dictó el decreto 163/20 donde se dispuso que el aumento de marzo fuera del 2,3% más una suma fija de $ 1.500. Esto implicó aumentos dispares según el monto de jubilación, generando quitas a las jubilaciones superiores a $ 16.300 y produciendo un achatamiento en la pirámide previsional. Ha de destacar que con la formula suspendida hubiese correspondido un aumento del 11,56%.

En relación al aumento de junio, se dictó el Decreto 495/20 que formalizó un aumento del 6,12% a todos los jubilados y pensionados  y les hubiese correspondido un aumento  del 10,9% según formula suspendida. En consecuencia, nuestros jubilados  otra vez cobraron 4,77% puntos menos que lo que habrían percibido de regir la movilidad suspendida.

En virtud de lo expuesto, los jubilados y pensionados están percibiendo una quita nominal que oscila entre un 5% y un 13%. Y entre marzo de 2018 a la actualidad acumulan una pérdida de $ 10.221 para los que perciben la jubilación mínima y de $ 138.400 para la jubilación máxima.

A través del decreto 542/2020 el gobierno prorrogó hasta el 31 de diciembre de 2020 la suspensión de la ley de movilidad jubilatoria dando lugar a que los aumentos trimestrales de septiembre y diciembre próximos también sean fijados por decreto.

Si bien estamos en un momento coyuntural difícil en el medio de una pandemia que pareciera no tener fin, como sociedad debemos dirigirnos hacia una fórmula jubilatoria predecible que sea sustentable en el tiempo pero que no sea a costa de perder derechos, como ocurre PERMANENTEMENTE con nuestros jubilados.

Dejá tu comentario