DOLAR
OFICIAL $74.57
COMPRA
$79.57
VENTA
BLUE $134.00
COMPRA
$140.00
VENTA

Los fantasmas del Parque Ameghino

Misteriosas sombras que se mueven entre los árboles y arbustos. Voces que vienen de ninguna parte y pasos que van a ningún lado son algunos de los secretos del lugar.

El sitio es el parque Florentino Ameghino (Caseros al 2300), en el barrio de Parque Patricios. Un enorme predio que funciona como pulmón arbolado.  De un lado, el hospital Muñiz, del otro la ex  cárcel de Caseros que también tiene sus fantasmas y hablaremos de ellos en otro momento.

Desde siempre los vecinos cuentan que en el lugar es común ver “sombras” proyectadas desde el vacío mismo y hasta algún “duende burlón”. Los más escépticos prefieren no hablar del tema, pero a la noche por las dudas rodean la manzana. 

La historia llegó a nuestra redacción hace un tiempo. Dicen que circulan unas fotos de una supuesta figura fantasmagórica cerca de las hamacas ubicadas en la esquina de la Avenida Caseros y la calle Santa Cruz. 

Infoveloz decidió acercarse al parque para hablar con alguno de los vecinos. La clave, nos asegura Hugo, un habitué de la plaza, está justo debajo del césped, porque a pocos metros de profundidad, descansan los restos de personas que murieron de fiebre amarilla. Teníamos que averiguar más.  

Un parapsicólogo nos explicó que en todos los lugares donde se encuentra o encontró alguna vez un cementerio, o  cárceles, presidios, u hospitales viejos; donde hay o hubo mucho sufrimiento, son espacios "karmáticamente pesados". En otras palabras "son energéticamente muy densos" y puede haber fantasmas. En este caso se da todo junto. Un lugar que funcionó como cementerio, más allá un centenario hospital y a pocos metros un ex centro de reclusión. 

Un poco de historia

Según registros, este predio perteneció a José Antonio Escalada y a Carlos Escalada. En ese preciso lugar falleció a muy temprana edad la esposa de José de San Martín, la señora Remedios de Escalada el 3 de agosto de 1823. En 1867 fue comprado por la Municipalidad de Buenos Aires a Claudio Mejía. Pocos días después se inauguró como Cementerio Público del Sud, el cual quedó repleto de fallecidos a causa de la epidemia de fiebre amarilla. 

En 1872 se clausura luego de recibir más de 15.000 fallecidos. Por sesión del 10 de mayo de 1872 se aprobó la creación de un monumento en el parque en recuerdo a los fallecidos por la fiebre amarilla de 1871. Su autor fue Juan Manuel Ferrari. Clausurado definitivamente el 24 de agosto de 1882. Muchos cuerpos fueron trasladados,  pero no todos y se sospecha queden algunas tumbas bajo la superficie del actual parque, como la de la esposa del general Gregorio Aráoz de Lamadrid. Las almas de esas personas olvidadas bajo el césped, serían las que son divisadas como sombras por la noche en el lugar.

Dejá tu comentario