DOLAR
OFICIAL $98.10
COMPRA
$104.10
VENTA
BLUE $182.00
COMPRA
$185.00
VENTA

Llegó la impunidad de rebaño

El cumpleaños de la Primera Dama, los piqueteros y Los Monos...


Esta semana conocimos las filmaciones del cumpleaños de la pareja del Presidente, donde el primer mandatario era uno más. Se lo veía cómodo, distendido, todos sin barbijo y bebiendo champagne Cristal. Mientras tanto, en la Ciudad de la Furia, esta semana fuimos sitiados por una fuerza de ocupación rentada, los piqueteros que avanzan y arrasan…

El Presidente enojado y nervioso, tanto que fue llamado al orden por Cristina en el medio de un acto partidario, acto que se realizaba en el estadio único de La Plata, donde nos relataban lo bien que estamos y todo lo que se hizo. O Fernández se equivocó o hace lo que quiere. Me inclino por esto último.

En simultáneo, en la Ciudad de Buenos Aires, cientos de miles de piqueteros rentados, una vez más mostraron y demostraron que son los dueños de la calle. Todos bien calzados, y alimentados y con un carro ambulante que seguía a los manifestantes y los proveía de unos enormes sándwiches de chorizo.

En medio de estos eventos, nosotros, los mortales que no participamos de estos hechos, miramos azorados y hacemos cuentas de cuánto más pobres llegaremos a fin de año.

Ahora, simplemente como reflexión pienso que los presidentes, en lo posible, deben tener un par de virtudes: sentido común y practicidad, para tratar de resolver o parar los problemas del día a día. Pero al ver semejante desorden y desorganización, en criollo, flor de despelote, se me ocurrió que hemos llegado a la IMPUNIDAD DE REBAÑO, donde cada cual hace lo que quiere y nadie se hace responsable, casi nada funciona, salvo aquellas cosas que son sostenidas por la vocación de quien busca mejorar a diario. Otros, esperando el milagro que nunca llegará. En tanto la inflación que no para, y la inseguridad que ha tomado tal entidad, que los integrantes de la banda de Los Monos, no pudieron ser trasladados, para ser sometidos a otro juicio oral, porque se esperaba un ataque que podría liberarlos en el trayecto a Rosario.

Mientras tanto el Presidente, sigue negando lo que pasó. Y quienes integran el íntimo entorno del hombre, tiemblan, porque esperan la difusión de un video en un ascensor, donde se ve a Fernández en una situación muy comprometida, que emulará, aquella vieja publicidad que hizo Patricia Sarán de un conocido Blue Jeans.  

Con lo cual, mi querido y fiel lector, nos encontramos frente a la impunidad de rebaño, donde cada cual hace lo que quiere y donde no es recomendable trasladar a unos bandoleros, porque no pueden asegurar su traslado. No me equivoqué en su momento cuando en este espacio escribí que el único que sabe por dónde atacar a los delincuentes es Sergio Berni. Si les parece duro mi título, esperemos unos días y veremos cómo se calienta el escenario político. Seguro me han a putear por esta columna, pero no miento.

Dejá tu comentario