DOLAR
OFICIAL $96.25
COMPRA
$102.25
VENTA
BLUE $178.50
COMPRA
$180.50
VENTA

Llegó la hora de derogar el Código Penal

El pasado viernes, el tránsito de la Ciudad fue un caos por las protestas de los grupos de piqueteros de izquierda, que otra vez visibilizaron los que ellos llaman “sus reclamos”…


Día viernes, que debiera ser el día en que uno culmina una semana de trabajo y sacrificio, donde sólo se espera llegar a casa, la oficina, la fábrica o lo que sea. Pero otra vez, transitar la Ciudad se convirtió en una aventura digna de una película americana.

Cuando veo estos reclamos me pregunto, por qué un fiscal, que es el abogado de las víctimas, no hace una denuncia y pide investigar a estas hordas de extorsionadores, que día a día, lo único que buscan es ver qué les pueden sacar a los gobiernos de turno. Piden trabajo genuino, vacunas, alimentos y la mar en coche. Justos reclamos por cierto. 

Mientras que el resto de los mortales vemos cómo hacemos para resistir la enorme cantidad de trabas que tenemos para vivir en una ciudad que se ha transformado en zona de conflictos permanentes.

Los bares y restoranes no podian atender público dentro del local, las clases suspendidas, los cines y teatros cerrados, si deciden violar el decreto, serán clausurados y deberán pagar jugosas multas. 

Entonces la pregunta es la siguiente, si cortar la calle es un delito y una infracción al artículo 194 del Código Penal y conlleva una pena de 3 meses a 2 años de prisión, ¿por qué no se sanciona? Por algo muy elemental: hace rato hemos perdido el rumbo de lo que está bien y lo que está mal. Naturalizamos cosas y situaciones que en cualquier sociedad medianamente organizada rechazaría de plano, implicaría penas de prisión y multa, aquí NADA. Los fiscales y los jueces miran para otro lado, la gente padece. Ahora, si cualquier ciudadano honesto corta una calle para reclamar, inmediatamente aparece la policía para identificarlos y someterlos a escarnio judicial.

Entonces entiendo que llegó la hora de derogar el Código Penal o al menos el artículo 194. Total, rara vez es aplicado a quien lo merece.

Creo que debemos de una vez por todas reclamar ante nuestros gobernantes, que es menester hacer obedecer la ley. Sino, en poco tiempo estaremos en presencia de una sociedad que será, si ya no lo es, ingobernable. El Estado posee la fuerza para llevar adelante e imponer el orden, con un solo límite: la racionalidad. No esperemos más, porque es inminente el caos, y cuando el mismo llegue, ¡Dios nos proteja! Porque cualquiera hará lo que se le venga en ganas, con las personas y sus cosas…

Dejá tu comentario