DOLAR
OFICIAL $117.39
COMPRA
$123.39
VENTA
BLUE $204.50
COMPRA
$207.50
VENTA

Las declaraciones testimoniales de Dalma y Gianinna revelan que Luque era el medico de cabecera de Diego Maradona

Los dardos fueron teledirigidos desde el día cero. 

Para las hijas de Maradona los responsables de la muerte de su padre se cuentan con los dedos de una sola mano, o por lo menos es lo que pensaban a pocos días del fallecimiento. Luque y Cosachov, uno como “medico de cabecera”, la otra como psiquiatra y quien le recetaba la medicación. Datos que se desprenden de las testimoniales que las hijas del 10 dieron ante el fiscal Patricio Ferrari a tan solo 72 horas del peor dia de sus vidas y a las que INFOVELOZ accedió de manera exclusiva.


Gianinna y Dalma visitaron la fiscalía de San isidro la tarde noche del 28 de noviembre pasado. Frente a los letrados contaron lo que sabían, detallaron cómo veían a Maradona los últimos meses y qué supieron de los 14 días de “internación domiciliaria en la casa de Tigre.


“Que semanas previas a su fallecimiento presentaba un deterioro tanto físico como cognitivo, lo cual se fue agravando durante las últimas semanas”, comienza diciendo Gianinna y rememora el dia del cumpleaños de su padre cuando lo fue a visitar y lo notó fuera de si. “Ese mismo dia, a la tarde, antes que lo lleven a la cancha, lo fui a visitar a su casa de La Plata para saludarlo con mi hijo. Que no lo encontré para nada bien, de hecho mi hijo tenía puesta una remera con la cara de papá abrazado a Caniggia y él no se reconoció en esa foto...”. 


(gianinna 01)

Claramente algo no estaba bien y Gianinna se dio cuenta. A las pocas horas Diego sería trasladado a la Clínica Ipensa de la ciudad de las diagonales y de ahí a Olivos. “Leopoldo Luque, su médico de cabecera desde hace aproximadamente 4 años a la fecha, decidió el traslado de mi padre a la Clínica Olivos a los efectos de operarlo, aun sabiendo que en el Ipensa había médicos que decían que no era necesario operarlo”.


A la segunda hija de Diego no le quedaban dudas, para ella Luque era el responsable de decidir sobre la salud de su padre.  


En cuestión de días llegaría la operación del hematoma subdural, exitosa, el post quirúrgico, la recuperación y el momento de volver ¿a casa?.


Sobre ese punto hace hincapié Gianinna en su declaración: “nos explicaron que mi padre clínicamente ya se encontraba dado de alta pero como nosotros bien sabiamos y estaba en evidencia, él tenía problemas de adicción al alcohol y a los medicamentos. Nos dieron tres alternativas: que vaya a una clínica de rehabilitación… para lo cual se necesitaba como condición su consentimiento, la otra opción era la internación domiciliaria y la ultima internarlo en un neuropsiquiátrico por intermedio de la justicia”. Finalmente la opción elegida. 


(gianinna 02)


“Con los profesionales nos pusimos todos de acuerdo a que nos comprometíamos a que esa internación se lleve a cabo y los dos profesionales intervinientes - Luque y Cosachov - nos brindaron la seguridad para que esa opción se lleve a cabo, a su vez ellos eran quienes se iban a encargar de brindar los enfermeros, los terapeutas y un médico clínico, ello sin desplazar al Dr. Luque como su médico de cabecera”. Gianinna es clara nuevamente, no le queda duda alguna, nombra al neurocirujano como el médico personal de Maradona y el encargado de la logística en materia de salud de la internación en la casa Tigre.


(gianinna 03)


Ya instalado en su nuevo y último destino,el Lote 45 del country San Andrés, la hija comenta que ve a un Diego distinto, deprimido y que por eso decidió ir a visitarlo (se sumaría Jana más tarde). En la casa se encuentran con el Dr. Di Spagna, quien sería por minutos el clínico del paciente y el nutricionista, ambos echados por “el 10”.


Quien también pasó un momento incómodo ese día, el 18 de noviembre, fue el neurocirujano. “A la tarde llegó el Dr. Luque, entró a ver a mi papá y se escucharon gritos y un golpe como si le hubiera tirado con algo. Momentos después salió el Dr. Luque y le sugirió a los medicos que no entraran a verlo porque a él lo había insultado, pegado una trompada y tirado con algo”.   

(gianinna 04)

 


En la parte final de su declaración, luego de pasar por el tormento de contar cómo se enteró de la muerte de su padre y los momentos posteriores, Gianinna vuelve a remarcar la importancia de la figura de Luque en los cuidados de Maradona: “siempre fue el Dr. Luque quien se encontraba a cargo como su médico clínico”.


Cuando el fiscal le consultó sobre la imagen que tuvo las últimas veces que lo visitó, la hija del astro fue tajante y dijo que lo notó muy hinchado y cuando se lo comentó a Luque, éste le dijo que “no lo veía tan hinchado”.

(gianinna 06)


El mismo dia, con diferencia de 30 minutos, Dalma contó su versión que no dista de la de su hermana. “Hace un tiempo vengo denunciando que mi papá no estaba bien, veía el deterioro en su salud, lo veía muy anestesiado, muy medicado aproximadamente seis meses para atrás”.


La mayor de las hijas de Diego también dejó en claro que quien comandaba el equipo médico que atendía a su padre era Luque y se quejó de la externación: “a nosotros nos dijeron que iba a ser una internación domiciliaria seria”. 


(dalma 02)


En una testimonial más breve que su hermana, la mayor de las Maradona se quejó del famoso “entorno” y dijo que “la gente que trabajaba para él (su padre) me decía que no me iban a dejar entrar al barrio. La última vez que vi a mi papá fue en la clinica y ahi tuve una charla importante con Leopoldo Luque donde me dijo que mi papá era un paciente difícil… y yo le dije que entonces si no podía hacer el trabajo que no lo haga y él dijo que sí, que lo podía hacer tranquilamente”.

(dalma 04)

 


La declaración de las hijas del 10, a solo tres días de la muerte de su padre, le dejo algo muy claro a los fiscales, sin dudas el hombre que tomaba las decisiones en materia de salud alrededor de la figura del genio del fútbol mundial era Leopoldo Luque y la encargada de la medicación de los últimos meses, Agustina Cosachov.


Empezaba a perfilarse la acusación contra ambos, y los resultados periciales posteriores iban a corroborar esa idea que continúa hasta hoy.

Dejá tu comentario