DOLAR
OFICIAL $85.31
COMPRA
$91.31
VENTA
BLUE $153.00
COMPRA
$159.00
VENTA

La viuda que no dijo la verdad

La viuda de Juan Pablo , el policía que murió acuchillado a manos de un desquiciado y ante la mirada de compañeros que no supieron qué hacer, contó sus desventuras por televisión y que al final no eran verdad.

Esta semana, Carolina, la viuda del policía federal Roldan apuñalado, contó las penurias que pasa a diario, por no tener el sueldo de su marido.

Mientras Chiche Gelblung, al aire maldecía por la insensibilidad de los funcionarios políticos ante el desamparo de la mujer, pero la viuda, empezó a ponerse incómoda, ante los reclamos a las autoridades. Pero, de pronto, un siempre oportuno mensaje me alertó que la mujer ocultaba algo, las autoridades del ministerio de Seguridad le hicieron llegar 500 mil pesos en efectivo, hasta tanto le fuera otorgada la pensión que por ley corresponde, a eso hay que sumarle que el mismo ministerio solventó los gastos del traslado de la familia de la mujer desde Colombia. De esto nada dijo, pero la conmovida viuda tiene una pretensión más. ¿Cuál?, quiere una casa. Esto a modo de reflexión, como compensación por la muerte del marido o avivada de la desconsolada mujer, quien no perdió la ocasión para obtener una ventaja.

Llevo muchos años viendo como las víctimas en medio de sus tragedias, piden trabajo, plata, propiedades y demás cuestiones. Parece que las tragedias tienen un precio en dinero.

Yo pensé que el dolor no se negociaba, pero por lo visto, todo tiene un precio, “siempre y cuando sea alto”, decía el enorme Napoleón Bonaparte.

Las autoridades prontamente asistieron a la familia del policía muerto, sus compañeros, los que poco y nada hicieron por ayudarlo, están siendo investigados. ¡Y lo bien que está eso! No pueden seguir cuidando de nosotros semejantes incompetentes.

Siempre critico la falta de sensibilidad de las autoridades ante determinadas cuestiones, pero aquí hicieron todo y más. La viuda queriendo aprovecharse, pidió una casa. Las autoridades le contestaron que esta demanda no podía ser satisfecha, a lo cual la mujer no tuvo mejor idea que contar en un programa de televisión que la habían abandonado en sus reclamos, pero mi información era certera, la mujer mintió. Espero que esta nota le llegue y la haga reflexionar y cuanto menos, pida disculpas a las autoridades que corrieron a  contenerla en la muerte trágica de su marido. 

Esperamos sus disculpas Carolina…  

Dejá tu comentario