DOLAR
OFICIAL $65.22
COMPRA
$70.22
VENTA
BLUE $118.00
COMPRA
$128.00
VENTA

La fiesta a un año del último Luna

La Cámpora sumó el 14 de septiembre al calendario del PJ y recordó el último acto de Néstor Kirchner.

Bajo la consigna "Acordate del Luna Park", las principales corrientes de la juventud kirchnerista se reunieron en Parque Lezama para recordar la última APARICIÓN de Kirchner ante su gente.

"Es para recordar aquel acto que significó la juventud como actor político", explicó Andrés Larroque, secretario general de La Cámpora.

Hubo murga, folklore y festival kirchnerista.

Acto Kirchner había irrumpido un año atrás en el acto que había organizado su hijo, y fue el más festejado de la noche camporista.

Pocos lo esperaban porque habían pasado solo 48 horas de su última INTERVENCIÓN quirúrgica en el Sanatorio Los Arcos.

Por recomendación médica, el fallecido presidente evitó agitarse y siguió el acto desde su silla. A su derecha se ubicaron los popes de La Cámpora, el legislador kirchnerista Juan Cabandié, y el gerente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, y a su izquierda el referente de la JP bonaerense, José Ottavis.

Todavía tenía las marcas de su internación y posterior ANGIOPLASTÍA. Pero quería estar presente en el Luna Park. Néstor había puesto especial atención en ese acto. Le había pedido a su hijo que reuniera a toda la JUVENTUD en un mismo lugar.

Fue la bendición de la Cámpora como motor del ascenso en el mundo kirchnerista. Todos respondieron, y los 200 más privilegiados pudieron subir al escenario y escuchar a Cristina Fernández a pocos metros. Otros, no tan jóvenes, como las actrices Florencia Peña y Esther Goris, lo siguieron desde la platea.

Todos querían ver a Néstor y escuchar a Cristina, quien tomó la posta de Néstor y cerró el acto.

Cristina defendió la ley de medios y criticó a la oposición, y destacó los festejos del Bicentenario.

Ante el grito "aguante Néstor" de una plateísta, Cristina respondió: "Hemos aguantado lo que nadie".

Sobre el final, Cristina dejó un MENSAJE elíptico a los jóvenes que la vivaban. "Ustedes tienen que agarrar las banderas y llevarlas adelante", sostuvo Cristina.

Todavía no sabía el abrupto desenlace.