DOLAR
OFICIAL $187.80
COMPRA
$196.80
VENTA
BLUE $371.00
COMPRA
$375.00
VENTA

Juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa: Máximo Thomsen, más complicado por la huella de la zapatilla

Lo aseguró la perito de Policía Científica María Eugenia Cariac ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1. La especialista fue la encargada de tomar fotografías del rostro de la víctima durante la autopsia para realizar la comparación con los calzados de los imputados.

Fernando Báez Sosa tenía una impronta de al menos 6 centímetros por 2 en la parte izquierda del mentón, producto de una patada, y la lesión era compatible con la zapatilla que usaba Máximo Thomsen, según explicó este martes al declarar en el juicio por el crimen, la perito que tomó fotografías del rostro de la víctima durante la autopsia para realizar la comparación con los calzados de los imputados.

María Eugenia Cariac, perito de Policía Científica, aseguró ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la ciudad bonaerense de Dolores que Báez Sosa presentaba además otra huella similar pero de menores dimensiones en la parte izquierda del cuello, sin poder determinar si correspondía al mismo golpe y calzado.

El detalle de cómo se hizo el cotejo de la zapatilla

Haydeé Almirón, miembro de la Policía Federal Argentina que participó del peritaje scopométrico, contó en primer término que se analizaron todas las marcas en el rostro de Fernando y "se detectó un rastro en el maxilar apto para realizar el cotejo".

En ese sentido, se detectaron "12 lineas en zig zag junto a una línea curvada por debajo, de 6 centímetros de largo por 2 de alto".

"Se buscó zig zag en la misma frecuencia de longitud y se obtuvo un solo candidato. Fue la zapatilla marca Cyclone (de Thomsen) en su puntera y en talón", precisó.

Especificó, además, que la herida "hace encastre perfecto con las líneas de la suela del calzado, en la parte interna del talón derecho de la zapatilla derecha".

Dejá tu comentario