DOLAR
OFICIAL $145.89
COMPRA
$153.89
VENTA
BLUE $286.00
COMPRA
$290.00
VENTA

Inflación imparable: Alberto Fernández y Silvina batakis se reunirán en Olivos

El Presidente y la flamante ministra de Economía buscarán el rumbo para solucionar el imparable problema. Cristina Kirchner bajó la intensidad de sus cruces con el mandatario. 


Tras varias semanas de máxima tensión en el oficialismo, Alberto Fernández y Cristina Kirchner parecen haber llegado a una tregua de cara al comienzo de una semana clave para el Gobierno y para la Argentina. 

El jueves 14, el INDEC dará a conocer el dato de la inflación de junio que, tal y como lo indican analistas privados, se espera en torno al 5%, y retomaría el camino del alza en una economía fuertemente afectada por la falta de divisas, la fluctuación de los mercados y la crisis política.

Durante esta tarde, el Presidente se reunirá con la flamante ministra de Economía, Silvina Batakis para "ver qué medidas vamos a ir tomando" con respecto al constante aumento de precios, y tras haber enfatizado que hace falta "bajar el déficit paulatinamente". Se trata de un tema central que preocupa a todos los actores de la gestión y que, al momento, escapa del control estatal.

Lo que sucede es que la economía jamás estuvo escindida de la situación política. Es por eso que luego de constantes cruces internos que derivaron en la salida anticipada de funcionarios de la talla de Martín Guzmán, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner se vieron obligados a retomar el diálogo que, desde marzo, estaba suspendido para hacer frente a la compleja situación del país.

Desde aquel sábado en el que el titular del Palacio de Hacienda hizo pública su renuncia a través de sus redes sociales, la fórmula presidencial mantuvo comunicación constante, en algunas de ellas, con Sergio Massa incluido, para delimitar los primeros pasos en la superación de la crisis que permitirá, además, aclarar el panorama de cara a 2023.

Y es que tras el desbarate del equipo económico que respondía a Alberto Fernández, con las renuncias de Guzmán y de Kulfas en su haber, Cristina Kirchner observó, analizó, y optó por bajar la intensidad de sus reiteradas críticas al percibir, del otro lado, a un Presidente aislado, en soledad, y lastimado por los cruces de los propios.

"No voy a revolear a ningún ministro", se atajó la vicepresidenta el viernes desde El Calafate, en el acto de inauguración de un cine - teatro, en un discurso en el que centró sus críticas a la Ciudad de Buenos Aires, la oposición de Juntos por el Cambio y a la salidad de Guzmán.

Dejá tu comentario