DOLAR
OFICIAL $165.82
COMPRA
$174.82
VENTA
BLUE $309.00
COMPRA
$313.00
VENTA

Grooming, chats hot y pedido de fotos desnudo: alertan por los peligros de las nuevas aplicaciones de juegos sociales

Se tratan de dos novedosas plataformas donde convivirían situaciones de acoso y abuso y que representan un verdadero peligro.

Las aplicaciones de juegos sociales en línea son una novedad para muchas personas. Hay quienes las utilizan para desconectarse un rato, mientras que otros aprovechan la garantía del anonimato para hostigar, agredir y acosar sexualmente a los usuarios de estas plataformas, que generalmente son niños y adolescentes.

En el último tiempo, son dos las aplicaciones que se han transformado en un boom y que ha requerido cientos de miles de descargas. Se trata de las plataformas Plato y Poko

Plato es una aplicación de chat con más de 30 juegos multijugador, utilizado por más de un millón de usuarios. Se presenta como una aplicación gratuita para adolescentes, online y con múltiples salas de chats conformada por millones de usuarios de todo el mundo.

Por su parte, Poko es una aplicación nueva para juegos e interacción social, lanzado en el 2019. La gente juega juegos casuales entre ellos. Al igual que Plato, se encuentra en la categoría de aplicaciones para adolescentes. Ofrece juegos infantiles y salas de chats donde interactúan niños y niñas junto con adolescentes y adultos.

Estas aplicaciones se descargan fácilmente en cualquier dispositivo y cuentan con privacidad por defecto, es decir que todo niño, niña, adolescente o adulto que lo desee puede ingresar obteniendo automáticamente un ID (nombre de usuario que podrá ser modificado) sin que le sea requerido el mail, la edad, ni sus datos personales.

Si bien las plataformas se presentan dirigidas a los adolescentes, la ausencia de restricciones por edad, permite el ingreso indiscriminado de usuarios y la convivencia de todos ellos en las mismas salas de chats, promoviendo la exposición de niños, niñas y adolescentes a contenidos que atentan contra su integridad psíquica, sexual y física. Por ejemplo, la sala denominada “Che Boludo”, en Plato, cuenta con la mayoría de usuarios argentinos de 13 años en adelante, aunque pueden encontrarse de edades inferiores.

Las salas de chats no cuentan con moderadores por lo que predominan allí los mensajes agresivos y de contenido sexual de acceso inmediato a los usuarios, junto a diferentes propuestas para iniciar chats privados. Numerosos usuarios solicitan seguidores en Instagram (habilitando un nuevo canal de comunicación y contacto directo para los desconocidos) mientras que la mayoría pide “platonovia”, chicas para chats hot y/o intercambio de packs y nudes (términos que hacen referencia al envío de contenido sexual en un contexto de desnudez o semidesnudez, bajo la práctica de Sexting).

Los chats privados entre dos usuarios no son almacenados en los servidores de la app por lo que las conversaciones eliminadas no pueden recuperarse, viéndose garantizada de este modo la pérdida de evidencia digital ante un caso de Grooming.

“Hemos venido observando y recepcionando reclamos sistemáticos de niños, niñas y adolescentes que se sienten hostigados y acosados sexualmente en dichas plataformas a raíz de las devoluciones que tenemos por parte de ellos en las escuelas. Llamamos a la responsabilidad del mundo adulto en generar los mecanismos de diálogo tendientes a conocer la real situación que podrían estar atravesando chicos y chicas que utilicen dichas plataformas”, explicó Hernán Navarro, titular de Grooming Argentina.

Dejá tu comentario