DOLAR
OFICIAL $93.51
COMPRA
$99.51
VENTA
BLUE $146.00
COMPRA
$151.00
VENTA

El Presidente y el plan de seguridad

Ayer el presidente Fernández anuncio un ambicioso plan de seguridad, junto al gobernador Kicillof e intendentes del AMBA, con voz de mando y reclamos a la justicia.

Siempre observo las fotos, de ese momento, el de un anuncio político, y en las mismas están, Berni, Fernández, Kicillof y Frederic, todos distintos por donde se los mire, el discurso del presidente en sintonía con Berni, y a esta altura le diría que es único que en tiene claro, los intereses que hay en pugna.

Existe en el gobierno, una creciente preocupación por el crecimiento de las más variadas formas del delito y donde más fuerte impacta en el conurbano, territorio donde se ganan y pierden elecciones.

El presidente con un tono de voz duro, prometió ser implacable con quienes delinquen y cuando no, convoco a la justicia a que aplique las penas que corresponde. Las promesas de un político, son lo más parecido a un amor de verano, empieza el frio y chau amor. Prometió aumentar las jubilaciones con lo que se dedicaba a las LELIC, asumió, y chau promesa, como otras tantas.

Ayer se puso en marcha el Programa de Fortalecimiento de Seguridad para el Conurbano, que contempla una inversión global de 38 mil millones de pesos, (¿de dónde saldrá la plata?) para compra de patrulleros, equipamiento y tecnología, mejoras de infraestructura y construcción de nuevas plazas carcelarias.

La puesta en escena del anuncio, como es habitual contaba con la presencia de víctimas de la inseguridad, un asistente, tenía un cartel que decía: Justicia no Venganza. El presidente indico, con su habitual tono de fatigado profesor universitario, “Una buena sociedad tiene que garantizarle a los ciudadanos seguridad, y al que ha delinquido la
consecuencia de su delito, que es la pena”, y para rematar le reclamo a la justicia a que rápidamente aplique las penas que corresponde.

Usted me dirá, esto ya lo escuché muchas veces, es cierto, será la solución, difícilmente. Se contempla el envío de casi 4.000 efectivos de gendarmería, la compra de 2.200  patrulleros y la formación y capacitación de 10 mil nuevos policías, formar un policía lleva cuanto menos 2 años, así que tendremos que esperar.

Lo llamativo de este plan será ver como conviven los sectores más diversos del pensamiento de la coalición gobernante, que en su mayoría abrazan el mal entendido
garantismo, pero de algo estoy completamente seguro Berni, habla de las cosas que otros ni siquiera conocen, por ejemplo, señala, no tenemos ningún barrio o zona donde la policía no pueda entrar, por ahora, y ese es el peligro que se avecina, territorios dominados por bandas de delincuentes, con lo cual hagamos algo ya, las tomas de
tierras y viviendas, son la cabecera de playa de esto, sino nos arrepentiremos como Colombia y México, a modo de ejemplo.

Dejá tu comentario