DOLAR
OFICIAL $77.82
COMPRA
$83.82
VENTA
BLUE $184.00
COMPRA
$190.00
VENTA

El polémico proyecto de vagones diferenciales para mujeres en los subtes: ¿contribuye o estigmatiza?

Ocaña propuso que los subtes cuenten con vagones exclusivos. DiarioVeloz analizó la propuesta con especialistas.

Por María Clara Rositano

@ClariRositano

La legisladora porteña Graciela Ocaña presentó el pasado martes 7 de junio un proyecto de ley para que los subterráneos de la Ciudad cuenten con vagones exclusivos para mujeres, para evitar acosos. DiarioVeloz habló con especialistas en el tema para conocer si la medida ayuda a evitar estas situaciones cotidianas o si estigmatiza más a las mujeres.

La licenciada en psicología Beatriz Goldberg opinó que si las mujeres pueden escoger qué hacer, la propuesta podría ser positiva. "En este contexto de abusos, la determinación puede estar bien en caso que haya una opción para elegir. Suena feo porque parece que estamos como reforzando que vivimos en un lugar peligroso en el que hay que estar cuidándose", refirió.

"Acá es aparentemente para hacerle un guiño o mimo a las mujeres, no estaría mal que se aplique siempre que cada mujer pueda elegir, sin obligar a nadie", continuó en diálogo con DiarioVeloz.

El proyecto propone que la diferencia se haga de lunes a viernes de 7 a 10 y de 17 a 19, es decir en los momentos de mayor tránsito de pasajeros por coincidir con el horario laboral.


Liliana González, abogada especialista en violencia de género y presidente del Centro de Prevención de la violencia, se mostró en desacuerdo con la medida. "Yo tomo el subte todos los días y se viaja en malas condiciones, pero nunca sentí que nadie me manoseara, los `apoyos´ siempre existieron, pero muchas veces se dan por el aglutinamiento de la gente", afirmó.

"Me parece desatinado, que no corresponde. Están exacerbados los ánimos en contra de los hombres y buscan cualquier solución para proteger a la mujeres", prosiguió la letrada.

¿Cuestión étnica?

"El hecho de diferenciar los vagones suena como que hay que proteger a un grupo porque está desprotegido, es reconocer que hay un grupo desamparado. El tema es que parece que volvemos a la época de los vagones para negros y blancos en Estados Unidos", admitió la psicóloga Goldberg.

Asimismo, la abogada González coincidió con la postura de la licenciada. "Vamos a parecer Estados Unidos cuando tenían baños para negros y otros para blancos, y lugares diferenciados. No es positivo", refirió.

Buscar una solución

"El problema va más allá de un vagón, el acosador va a encontrar el lugar y el momento para hacerlo, no necesita el vagón de un subte, digamos, se pueden cruzar en las escaleras, por ejemplo. Estigmatizar a los hombres como que todos son acosadores es un extremismo irracional", manifestó la presidente del Centro de Prevención de la violencia.

Goldberg, por su parte, advirtió: "Hay que reconocer que hay hombres que asedian a las mujeres, siempre hubo situaciones así en todos los medios de transporte público, el problema es que el tren da la sensación que no te podes escapar, el otros lugares como un colectivo es distinto, y esa sensación no es buena".


Acerca de las resoluciones posibles, González sentenció: "Pasa por otro lado la solución, por la educación, hay una gran desinformación. Hay una exacerbación de lo sexual y las medidas que se están tomando no son las adecuadas, hay que trabajar sobre la prevención, todo lo demás llega absolutamente tarde. El problema está en los femicidios y hay una banalización de violencia de género, hoy cualquier acto se remarca como violencia de género. Hay que hacer hincapié en las mujeres asesinadas".

"La violencia de género no es un maltrato `normal´ entre dos jóvenes, sino cuando se golpea por su situación de mujer, eso es lo que se ha querido establecer en el ámbito de la ley. Están tirando manotazos de ahogados. Creo que van a salir muchísimos de proyectos de este tipo que son realizados con buena intención, pero no ayudan", desarrolló la abogada.

Además, la especialista en violencia contó en DiarioVeloz que conversó con mujeres en el subte y que hay muchas en desacuerdo. Igualmente, no quiso dejar de brindar seguridad a aquellas que se sienten desprotegidas. "Si así se sienten más seguras bienvenido sea la medida, todo lo que sirva para que las mujeres se sientan seguras, yo seguiré viajando en los vagones comunes", finalizó.