DOLAR
OFICIAL $80.72
COMPRA
$86.72
VENTA
BLUE $149.00
COMPRA
$155.00
VENTA

¿El fútbol es más importante que los millones de chicos gordos y deprimidos?

A juzgar por lo que se ve en los canales de noticias sí.

Columnistas especializados en ese deporte (y algunos no tan especializados) ocupan horas de tele para recordarnos que la suspensión del futbol es una de las consecuencias más graves de la cuarentena. Pero de los 14 millones de chicos entre los 3 y los 17 años confinados es sus casas (los que la tienen) casi nadie habla. Importan más las  palabras del “Muñeco” Gallardo reclamando que los jugadores puedan entrenar que el tema de los estudiantes que llevan casi 100 días con escasa instrucción, nula sociabilización, deprimidos, engordando y desarrollando miedos de consecuencias imprevisibles.

El reclamo de Gallardo es justo y muy razonable. No hay ninguna razón lógica para que los jugadores no puedan entrenar. Con protocolos adecuados podrían entrenar sin riesgos, aunque el futbol competitivo este muy lejos. Pero nadie da tribuna a la tragedia que viven millones de chicos sin actividad física, si social e intelectual. El esfuerzo docente para trabajar a distancia sabemos que tiene escaso impacto. En la Argentina todavía hay más casas sin conexión a internet que conectadas. Hay millones de casas sin computadoras y donde hay una computadora para varios hijos es imposible compatibilizar los horarios para las clases online. En vez de visibilizar ese drama transmitimos la andanza de la raya de Messi, su magia intacta y por supuesto también hay tiempo para la celebración del título del Napoli. Hay tiempo para ver todos los goles de la Bundesliga, pero ni una palabra sobre lo que debiera hacerse para retomar de a poco una forma de acercamiento, con los protocolos correspondientes, para que los chicos puedan sociabilizar y hacer alguna actividad física.

El tema de los chicos en las casas tratan de resolverlo de tanto con algún psicopedagogo que  habla de fórmulas exóticas e inaplicables para calmar la ansiedad de los niños encerrados desde hace casi 100 días. Muchos de esos niños están desarrollando miedos al “bicho” que ni se animan a salir a la calle.

Ahora también ocupa tiempo en los noticieros, la fastuosa residencia de Wanda Nara y los goles de la Liga española que se juega sobre decenas de miles de muertos que dejó el Covid 19. Los tiempos de otros países para el manejo de la cuarentena tienen otra dinámica. Mientras aquí queremos ir para atrás y volver a fase 1, los gobiernos buscan alternativas para salir hacia adelante.

La cuarentena argentina va a tener más víctimas que la aterradora cifra de los muertos: los millones de chicos deprimidos, engordados, llenos de pánico y aburridos que no ven ni de lejos la posibilidad de retomar alguna normalidad.

Mientras tanto seguiremos discutiendo si Gallardo tiene razón. Y la tiene. Pero la salud mental y física de los chicos no tiene ni buena prensa y menos un  DT que reclame por ellos. Solo los padres lo hacen pero no tienen buena prensa.



Seguí a Chiche Gelblung en su perfil oficial de Instagram: https://www.instagram.com/chiche_oficial/