DOLAR
OFICIAL $98.85
COMPRA
$104.85
VENTA
BLUE $190.00
COMPRA
$193.00
VENTA

EE.UU. y Japón: de enemigos íntimos a una alianza “indestructible”

Se cumplieron 75 años del lanzamiento de la bomba de Hiroshima y Nagasaki que dejó más de 130 mil muertos.

Hace pocos días se ha cumplido un nuevo aniversario del lanzamiento de las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial (6 y 9 de agosto de 1945). Las ciudades recibieron el impacto de dos artefactos estadounidenses apodados “Little Boy” y “Fat Man”, respectivamente. Se calcula que entre ambos ataques murieron instantáneamente 130 mil personas y otras 130 mil resultaron heridas. 

Después de que el infierno fuera desatado en Japón, el emperador nipón Hirohito decidió finalmente rendirse, terminando así el conflicto bélico mundial. Luego, el país asiático fue ocupado y administrado por las fuerzas aliadas hasta 1951, año en que Japón recuperó su “libertad”. 

Setenta y cinco años después, Estados Unidos y Japón han pasado de ser enemigos íntimos a tener una alianza indestructible, como lo describió el líder japonés Shinzo Abe. Esta “amistad” se consolidó el 19 de enero de 1960, cuando ambos países firmaron el Tratado de Cooperación Mutua y Seguridad, que los comprometía a ayudarse en caso de que territorio japonés fuera atacado, ya que la “constitución pacifista” de 1947 reducía notablemente el poderío militar de ese país.  

Una de las claves de esta alianza son los “enemigos” en común que ambos compartían en aquella época y hoy siguen siendo una amenaza. China, Rusia y Corea del Norte siempre han sido un problema para Japón en Asia, principalmente por sus conflictos territoriales. Por su parte, EE.UU. ha tenido disputas ideológicas y desacuerdos económicos en la región desde el fin de la guerra, por lo que Japón pasó a ser un aliado clave allí. 

Donald Trump ha resaltado, en reiteradas oportunidades, la importancia de ese pacto, pero siempre insistiendo en que los gobernantes japoneses deberían aumentar sus gastos en materia de seguridad y defensa, ya que estos eran inferiores a los de Estados Unidos. Hay casi 54.000 soldados norteamericanos en bases japonesas y el portaaviones Ronald Reagan constantemente patrulla la región. Por ello, el primer ministro Shinzo Abe ha puesto como meta realizar un gasto militar de 210.000 millones de euros entre 2019 y 2024. 

El incremento del poder militar y económico de China y el poderío nuclear norcoreano han derivado en los últimos años en maniobras conjuntas de las fuerzas estadounidenses y japonesas en el Mar de la China Meridional y en el Océano Pacífico, donde 2 portaaviones estadounidenses (Ronald Reagan y Carl Vinson) y varios destructores japoneses participan continuamente. Ambos países enfrentan las mismas “amenazas”, lo cual es un claro incentivo para seguir reforzando la cooperación.

El principal conflicto de Japón con China se da respecto a las Islas Senkaku, las cuales se encuentran en una de las zonas comerciales más importantes del mundo y están cubiertas por el ya nombrado tratado de seguridad. Estas islas, reclamadas por China y denominadas por este país Diaoyu, son motivo de una disputa territorial desde 1895, año en que Japón las ocupó al estar “deshabitadas”. Desde 2008, China ha enviado embarcaciones a la región, cuestionando la soberanía japonesa e intentado aumentar su dominio en la región, algo a lo que EE.UU. se opone rotundamente.

Dejá tu comentario