DOLAR
OFICIAL $135.37
COMPRA
$141.37
VENTA
BLUE $290.00
COMPRA
$295.00
VENTA

Detuvieron a uno de los sicarios por el crimen narco de San Martín

Además, se conoció un video de la víctima antes de su muerte. IMÁGENES SENSIBLES.


Maximiliano Lautaro Yoel Maturano, de 18 años, fue asesinado el viernes pasado a plena luz del día frente a un club barrial en San Martín. 

En el video que ilustra esta nota se lo ve a Maturano minutos antes de que un grupo de sicarios lo arrojara ya muerto en la vereda de un club de fútbol barrial, a pocas cuadras de la Villa 18 de Septiembre en la localidad bonaerense de Billinghurst, partido de San Martín. Lo remataron en el lugar. La filmación, según relató un detective del caso a Infobae, circula como un mensaje claro: “Nadie se queda con nada que no es suyo”.



Tras torturarlo, golpearlo y quemarle la cara con cigarrillos, los sicarios subieron a Maturano a un Ford Focus azul y lo llevaron a la entrada del club barrial de la calle Charlone y Colombia, cerca de donde lo habían secuestrado. Ese momento también quedó filmado, pero esta vez, por una cámara de seguridad de la zona. Allí, cerca del mediodía del viernes pasado, arrojaron su cadáver envuelto en una frazada. Luego, uno de los sospechosos le dio entre 8 y 12 tiros.

El tirador, presuntamente, fue Alan Moyano, de 18 años, quien fue arrestado esta mañana por la DDI de San Martín tras siete allanamientos ordenados por el fiscal Daniel Cangelosi, titular de la UFI N°3 de San Martín, a cargo de la investigación.

Según informaron fuentes policiales a Infobae, los operativos se produjeron en la Villa 18 de Septiembre, donde poco después del crimen encontraron abandonado el auto con el que habían descartado el cuerpo. Allí, allanaron el domicilio de Moyano, donde fue detenido. En el lugar, incluso, secuestraron una pistola calibre .380 con municiones y el chaleco que habría utilizado el día del crimen.

Otro de los operativos se concretó en la vivienda donde la banda habría torturado y mantenido secuestrado a Maturano momentos antes de ser arrojado frente a la entrada del club.



Tras ser detenido, según informaron fuentes del caso a este medio, Moyano negó haber tenido causas previas. Sin embargo, los detectives sostienen que el joven de 18 años había estado detenido por diversos delitos como menor.

De esta manera, los investigadores de la DDI continúan en la búsqueda del resto de los sospechosos para determinar el trasfondo del feroz crimen de Maturano. Aunque los indicios apuntan hacia un solo lugar: un ajuste narco.

Maturano, por su parte, era un viejo conocido para los investigadores del lugar. Era apuntado por la DDI de San Martín como uno de los presuntos responsables del crimen de Kevin González, un estudiante de 18 años asesinado a balazos el sábado 23 julio en el barrio Curita de la localidad de José León Suárez, también en San Martín.

Incluso, Maturano, contaba con una larga lista de antecedentes como menor de edad: con delitos como encubrimientos y hurtos.

san martin narco


Por estas horas, se cree que Maturano era parte de una de las bandas narcos que opera en la Villa 18 de Septiembre, histórica base de operaciones del narco ahora preso Miguel Ángel “Mameluco” Villalba. Según indicaron, creen que el joven era el encargado de uno de los turnos de ventas de drogas. “El pibe, además de ser sicario, se quedó con un vuelto y bajaron un mensaje claro por el resto. Nadie se queda con nada que no sea suyo”, indicó un detective de la zona a Infobae.

El crimen de Maturano ocurrió en un contexto en que en San Martín los asesinatos relacionados con ajustes narcos parecen no ceder. La localidad de Billinghurst, en particular, es, según dicen los investigadores, un foco de lucha de territorio en los últimos meses, entre supuestamente dos narcos pesados: “Mameluco” Villalba y Max Alí Alegre, alias “Alicho”. Si bien ambos se encuentran detenidos, para los investigadores policiales que trabajan la zona, los líderes narco logran escabullir sus directivas por entre los barrotes de sus celdas y libran una “guerra” por el territorio ante los ojos de todos.

Los muertos se repiten. Y la conclusión es terrible: a pesar de las últimas redadas y causas penales, a pesar de las muertes por la cocaína envenenada ocurridas a comienzos de este año, San Martín sigue siendo un territorio indomable.

Pocos días antes del asesinato de Maturano ocurrieron tres crímenes con características similares y en la misma zona: en Billinghurst, dentro de barrios donde ambos narcos llevarían el control de la venta de drogas. Si bien ningún detective confirma que esas muertes están vinculadas a la presunta disputa entre “Mameluco” y “Alicho”, los indicios llevan a pensar que se inició una rencilla que nadie sabe cómo puede concluir.

Dejá tu comentario