DOLAR
OFICIAL $65.22
COMPRA
$70.22
VENTA
BLUE $118.00
COMPRA
$128.00
VENTA

Despechada por amor, incendió un local

Al hacerlo, la mujer de 30 años gritó: "los voy a matar a todos". Aún no fue detenida. El local que prendió fuego es un videoclub de la tía del joven que dejó a la mujer hace más de un año.

"Señor, le pido por favor que haga algo, así la Policía hace algo, porque no aguanto más.

Tengo miedo de que esta noche venga esta mujer y mate a toda mi familia ", fue el ruego al cronista de Clarín de Susana Vergara (49), la dueña de un almacén y videoclub cordobés a la que la noche del sábado le incendiaron el negocio.

Susana sabe quién es la agresora y pese a que la Policía también lo sabe, la mujer aún está libre .

El calvario de Susana comenzó a mediados de 2009, cuando su sobrino Gustavo Marín (28), decidió cortar el noviazgo que mantenía desde hacía dos años con una mujer de 30.

Se conocían desde hacía años porque vivían en el barrio Cabo Farina, en la zona sur de esta Capital. Pero hace unos años, la mujer se mudó a barrio Nueva Córdoba, a unas diez cuadras del microcentro.

La dueña del almacén y video contó a Clarín que a mediados de 2009, cuando el muchacho decidió poner fin a la relación, "ella lo tuvo secuestrado una semana en su departamento, torturándolo. Incluso lo apuñaló y lo dejó abandonado, y el portero le salvó la vida. Pese a que Gustavo hizo la denuncia, nunca la detuvieron y sólo le impusieron una restricción".

Hace unos seis meses volvió la pesadilla: "Una mujer me llama por teléfono y me dice: ‘sos boleta’ . Yo me di cuenta que era ella. Hice la denuncia y la Policía me dijo que no había pruebas, y aunque yo les dije que tenía el número en el identificador, no me dieron bolilla", contó la mujer.

El acoso siguió hasta que hace dos meses, la ex novia llegó al local con una botella de alcohol, roció el mostrador y le prendió fuego: "Esa vez le pintaron los dedos y la dejaron salir. Pero se puso peor". El el sábado ocurrió lo que se veía venir. Cerca de las 23, la novia despechada llegó al local de Bermudas 60 con un bidón de nafta, lo vació y mientras gritaba "los voy a matar a todos" le prendió fuego.

Como consecuencia del incendio, se quemaron una heladera, un ventilador de techo, estanterías, un televisor y DVDs, por lo que la pérdida llega a los 20 mil pesos.

Una cuñada de Gustavo embarazada de siete meses, los abuelos del muchacho, de más de 90 años, un sobrino de cuatro, la propia Susana y un cliente resultaron con intoxicación por gases, aunque anoche ya se encontraban en buen estado de salud.