DOLAR
OFICIAL $61.21
COMPRA
$66.21
VENTA
BLUE $79.50
COMPRA
$84.50
VENTA

Despechada acusó a su ex pareja de ser terrorista

Un mujer estadounidense llamó a United Airlines y le comunicó que su ex novio, un francés que había terminado con ella la noche anterior, era un riesgo para el vuelo en el que se iba a embarcar. La falsa denuncia podría costarle hasta cinco años de prisión.

La fiscalía de Los Ángeles "cursó una querella criminal contra Lizet Sariol, de 45 años, por proveer información falsa y engañosa, específicamente por inventar una amenaza terrorista a (la aerolínea) United Airlines", indicó el FBI en un comunicado.

El 25 de septiembre pasado, Sariol hizo una llamada anónima al call center de UA en la que advirtió que dos hombres franceses, Adnen Mansouri (el novio) y Salim Oumahdi, "constituían una amenaza para un vuelo que se disponían a tomar ese  día", según publicó el "NYDaily".

En la llamada, la mujer de Temple City (al noreste de Los Ángeles) aseguró que  había recibido un mensaje de texto amenazador de uno de ellos. El operador telefónico dijo a la policía que supuso que la amenaza consistía en que había  una bomba en el avión.

Cuando el FBI identificó a Mansouri y a Oumahdi antes de que despegaran en el aeropuerto de Los Ángeles rumbo a París, los hombres explicaron que estaban  de vacaciones en Estados Unidos desde julio de este año, y que durante ese  período el primero se involucró en una relación con Sariol.

"Mansouri dijo que él y su amigo esperaban tener problemas en el aeropuerto  y que no le sorprendió que lo esperara el FBI", indicó el texto de la  acusación, debido a que sabían que Sariol lo estaba acosando.

El francés también explicó que había terminado su relación con Sariol la noche antes y que ella entonces los amenazó a ambos con meterlos en problemas con la ley, según el texto del FBI.

Cuando fue interrogado, Mansouri mostró un mensaje de texto que le había enviado la mujer, que decía "ya llamé a una aerolínea y los van a considerar terroristas" y los investigadores del FBI llegaron a la conclusión de que los hombres no eran ninguna amenaza.

La acusada se entregó a la policía el miércoles pasado y se le fijó una fianza de  20.000 dólares. Si es hallada culpable, se enfrentará a una condena máxima de cinco años de prisión, según informó Telecinco.es.