DOLAR
OFICIAL $98.88
COMPRA
$104.88
VENTA
BLUE $186.00
COMPRA
$189.00
VENTA

De Ángeles Rawson al fiscal Nisman: cuando eximios forenses se contradicen a quién hay que creerle

Lo cierto es que cuando forenses de renombre internacional no se ponen de acuerdo en una autopsia, el ciudadano medio se siente algo desprotegido y duele no saber a quién creer.

Los forenses argentinos tienen un reconocimiento a nivel mundial como pocos. Quienes no sabemos nada sobre la técnica de investigar los motivos de muerte de una persona y sus circunstancias previas (salvo esa numerosa legión de estúpidos que creen saberlo todo) nos sentimos indefensos cuando los peritos reconocidos ofrecen diferentes versiones de un mismo caso.

Cuando se hizo la primera autopsia de los restos de la pobre adolescente Ángeles Rawson, los expertos llegaron a la conclusión que no hubo intento de ataque sexual. Los motivos -se dijo- que la adolescente podría haber visto una escena tremendamente humillante cuando  volvió a su hogar y  esa escena desencadenó la furia del portero Mangieri. 

Posteriormente, el juez de la causa resolvió que se exhumara el cadáver y realizar una nueva autopsia, y esta vez peritos tan prestigiosos como los primeros hallaron marcas de que la adolescente había sido víctima de un intento de violación. Marcas entre las piernas de Ángeles y otras evidencias llevaron a  los forenses a esa conclusión, que en definitiva fue trascendental en el juicio y condena al portero.

Con el fiscal Alberto Nisman ocurrió un hecho parecido. La pericia de Gendarmería consideró que el fiscal fue atacado como mínimo por dos personas y lo asesinaron simulando una escena de suicidio. Nadie tuvo en cuenta que la mujer que apareció calcinada e irreconocible pudo haber tenido participación en la muerte de Nisman (¿le abrió la puerta a los sicarios y después se desicieron de ella dejándola irreconocible?). Son teorías que no hacen a la cuestión de fondo.

Lo cierto es que cuando forenses de renombre internacional no se ponen de acuerdo en una autopsia, el ciudadano medio se siente algo desprotegido y duele no saber a quién creer. Hay otros casos idénticos pero solo mencionamos dos hechos conmocionantes como la muerte de Ángeles Rawson y la del fiscal Nisman.

Dejá tu comentario