DOLAR
OFICIAL $187.80
COMPRA
$196.80
VENTA
BLUE $371.00
COMPRA
$375.00
VENTA

Condenan a Cristina, fin del relato

La resolución tan esperada por muchos no dice mucho más de lo que ya habíamos adelantado: no hay banda, ni jefatura. Solo se defraudó al Estado con algunas obras que se investigaron muy por arriba.


El Tribunal Oral Federal 2, condenó a Cristina Fernández a 6 años de prisión por defraudación al Estado y se desató la furia de la Vicepresidenta. El mismo tribunal absolvió al ex ministro Julio De Vido, quien concentró su defensa técnica en aportar elementos de descargo, y en sus palabras finales remató, con un argumento demoledor: “
No soy integrante de ninguna banda, solo partícipe de un proyecto político”. 

La resolución tan esperada por muchos no dice mucho más de lo que ya habíamos adelantado: no hay banda, ni jefatura. Solo se defraudó al Estado con algunas obras que se investigaron muy por arriba. Seguramente se apelará y habrá novedades.

Tal vez, lo más llamativo fue la presentación de Cristina defendiéndose por redes sociales y contando cosas que TODOS los que desarrollamos actividades vinculadas a la Justicia Federal conocemos. Esto es,  las oscuras relaciones entre el PODER, MEDIOS  DE COMUNICACIÓN Y LOS ACTORES ECONÓMICOS que mueven, movieron y moverán a la Justicia. Nada nuevo, todo conocido.  Si esto influyó en el resultado del juicio, la respuesta es NO.

Traje a tratamiento el caso de Julio De Vido porque de su defensa participó una persona de enorme jerarquía profesional, pero mucho más personal, silenciosa y ávida lectora de cuanta resolución se dicte en el Estado, la Dra. Allesandra Minnicelli, la ejemplar mujer de Julio De Vido. 

De manera silenciosa y obsesiva puso en conocimiento del Tribunal que Julio no tenía responsabilidad  alguna en el control de las obras investigadas. Se dijo y se dice de todo del ex Ministro y les aseguro que es un hombre de bien y la Justicia así lo señaló, no teniendo ninguna otra necesidad que explicar que no era delincuente. Solamente adhirió e íntegro un proyecto político.

Las operaciones  en la Justicia Federal  siempre fueron moneda corriente por algo muy elemental: por allí pasan las causas que interesan a los políticos y los grandes negociados, de los cuales no nos enteramos, que a los jueces les  permiten pactar con la política y obtener beneficios a veces económicos y otras veces personales.  

Sino, basta con mirar cómo se repiten los apellidos en  juzgados y fiscalías, y no revisten allí precisamente por méritos. Todo lo contrario. Por lo general, son bastante limitados estos personajes. 

Para los que trabajamos todos los días en esto sabemos que estos mismos sectores, se acercan y se alejan de los personajes importantes cuando se les escapa el Poder, con lo cual, seguramente este sea el eclipse definitivo de Cristina y sus encendidos revolucionarios, tal como los conocemos. 

Así termina esta historia, con Cristina condenada. Se hizo justicia con Julio De Vido, el hombre es INOCENTE. 

 

Dejá tu comentario