DOLAR
OFICIAL $117.11
COMPRA
$123.11
VENTA
BLUE $200.50
COMPRA
$203.50
VENTA

Cada vez es más difícil ser propietario

*Por Natalia García. Aunque la mayoría tiene casa propia, en los últimos 10 años, la cantidad de inquilinos creció tres veces más que la de dueños.

Entre 2001 y 2010, la cantidad de hogares cordobeses creció 17,6 por ciento. En ese período, determinado por la fecha de los últimos censos nacionales, se sumaron casi 155 mil nuevos y en octubre de 2010 totalizaron en la provincia 1.031.843.

La cantidad de hogares acompaña el incremento de la población, pero el alejamiento entre las familias y la casa propia se hace evidente: el ritmo de crecimiento de la cantidad de inquilinos es superior al de los propietarios.

Según el Indec, de acuerdo con el Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas de 2010, en Córdoba son 671.638 las viviendas habitadas por sus propios dueños –que además son propietarios del terreno–.

Esa cifra representa el 65,1 por ciento del total. Es decir, más de la mitad de la población vive en casa propia. Por detrás, se encuentran los inquilinos, que representan el 21,4 por ciento. Son 220.858 aquellos que alquilan.

Pero recién comenzada la década, en 2001, los propietarios representaban el 67,5 por ciento del total de los hogares en la provincia (eran 592.292) y los inquilinos, el 15,8 por ciento (16.631).

Entre 2001 y 2010, la cantidad de "dueños" creció 13,4 por ciento, mientras que la de personas que alquilan lo hizo en un 59,7 por ciento, tres veces más.

Lejos están los ocupantes por préstamo, los ocupantes por relación de dependencia, los propietarios de la vivienda solamente y los que están en "otra situación".

Por qué más inquilinos. Los datos del último censo, dados a conocer recientemente, ratifican lo que ya saben las nuevas familias y los jóvenes que quieren despegar: la casa propia está cientos de miles de pesos alejada de la clase media y ni hablar de las clases más bajas. Sin préstamos hipotecarios accesibles, la salida más común es el alquiler.

En los resultados del censo de 2010 se indica que la mayor cantidad de propietarios tiene entre 50 y 64 años, mientras que la edad promedio de los inquilinos ronda entre los 30 y los 34 años.
Juan Carlos López, al frente de la inmobiliaria Terra y actual presidente del Centro de Investigaciones Inmobiliarias de Córdoba (Cedin), consideró que "se trata de una consecuencia de la falta de créditos".

"Con sus recibos de sueldo y sin grandes ahorros, los jóvenes no califican y la alternativa que queda es el alquiler", aseguró.

Desde la crisis de 2001 y 2002, el crédito hipotecario no logró despegar. A fines de la década del ‘90, representaba el seis por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional mientras que actualmente alcanza apenas el 1,4 por ciento, según un informe dado a conocer en medios nacionales días atrás.

López reconoció que otra modalidad cada vez más extendida entre las nuevas familias que necesitan un lugar para vivir es la reestructuración de la casa de los padres para convertirla en dos casas.

"Hacen un departamento arriba o en el fondo del terreno y empiezan a vivir dos familias en lugar de una", dijo.

Actualmente, el alquiler de una casa de dos dormitorios en un barrio de clase media ronda entre los 1.800 y dos mil pesos. El precio de venta en un barrio tradicional está en unos 140 mil dólares, aunque varía según su ubicación, tamaño, antigüedad, etcétera.