DOLAR
OFICIAL $124.13
COMPRA
$130.13
VENTA
BLUE $235.00
COMPRA
$238.00
VENTA

Asalto, persecución y choque

Dos delincuentes fueron detenidos tras asaltar un camión repartidor de productos lácteos en Parque Centenario, tomar a dos personas como rehenes y finalmente chocar contra un auto, cuando intentaban escapar de la Policía en un vehículo robado.

En tanto, el camión repartidor que había sido robado poco antes por los delincuentes fue encontrado abandonado, luego de que se lo llevara un tercer cómplice del asalto, que por el momento permanecía en calidad de prófugo.

El hecho se inició en la intersección de Avellaneda y Río de Janeiro, entre los barrios de Almagro y Caballito, donde los delincuentes, que se movilizaban en un Fiat Palio color blanco, asaltaron a las dos personas que iban en el camión repartidor.

Los delincuentes redujeron con armas de fuego al chofer y al ayudante y los obligaron a subirse al Palio, con el que emprendieron la fuga por la avenida Díaz Vélez, mientras que un tercer asaltante se llevó el camión.

A las pocas cuadras, el Fiat Palio comenzó a ser perseguido por una patrulla de la comisaría 11 de la Policía Federal, cuando los agentes notaron movimientos "extraños" en el auto, según explicaron las fuentes consultadas.

El conductor del Fiat, a toda velocidad, pasó varios semáforos en rojo hasta que chocó contra un Peugeot 206 en la esquina de la avenida Díaz Vélez y la calle Yatay.

El auto en el que los ladrones llevaban a los rehenes siguió algunas cuadras más, hasta Palestina y Mitre, donde fue interceptado finalmente por varios patrulleros que lo perseguían.

Los policías lograron liberar a los dos rehenes y detener a los ladrones, quienes no opusieron mayor resistencia a pesar de estar armados con revólveres de calibre 32 y 38, de acuerdo con lo señalado por los investigadores.

El dueño del Peugeot 206 chocado, un hombre de 50 años, se lamentó por el incidente y manifestó su incertidumbre sobre la cobertura por parte del seguro de los importantes daños sufridos en su vehículo.

"No sé cómo sigue esto, porque nunca choqué en los 50 años que tengo. Me amargaron el día. Me levanto todos los días para ir a trabajar y parece que algunos no", expresó en declaraciones a un canal de noticias.