DOLAR
OFICIAL $147.82
COMPRA
$155.82
VENTA
BLUE $278.00
COMPRA
$282.00
VENTA

Always Ready denunció que Boca le regaló camisetas a la terna arbitral antes del partido por Copa Libertadores

La práctica no está permitida dentro del protocolo de la Conmebol. Las cuatro bolsas con camisetas del Xeneize fueron retenidas por los agentes de seguridad que realizaron una requisa en el vestuario de los jueces.

La victoria de Boca Juniors 1-0 ante Always Ready por la Copa Libertadores trajo aparejado un impensado conflicto en la previa, que seguramente sumará capítulos en la Conmebol. El conjunto boliviano denunció que la dirigencia del Xeneize (que en La Paz estuvo encabezada por Juan Román Riquelme, vicepresidente y líder del Consejo de Fútbol, le dejó regalos a la terna arbitral que comandó el peruano Kevin Ortega, lo que derivó en la intervención policial.

En efecto, los agentes de seguridad entraron al vestuario de los jueces y revisaron las bolsas de los obsequios. “Son cuatro”, se escucha decir a uno de los oficiales en el video que difundió el departamento de prensa del club y que publicó en Twitter el periodista Jaime Vega, de Radio La Tremenda. Quienes quedaron a cargo de la requisa fueron sacando de los envoltorios distintas camisetas de la visita; se pueden observar una blanca y una azul y amarilla.

“Que se las lleven, que se las lleven”, plantea una persona que acompaña a los árbitros, mientras de fondo se ve la mesa del catering que le ofrecen a los árbitros y los oficiales de la Conmebol. “Nosotros lo vamos a retener y ustedes nos indican lo que vamos a hacer”, advierte el policía que lleva la voz cantante.

Para agregarle condimento a la historia, Kevin Ortega cometió un error decisivo en el encuentro: sancionó un penal inexistente del arquero Giménez a Salvio, que el propio Toto transformó en el único tanto del cotejo, válido por el Grupo E de la Copa Libertadores. A partir de esa determinación, el pleito se le fue de las manos. Y terminó expulsando (con justicia) al colombiano Mauricio Cortés, cuando tras un tumulto le terminó pegando sendas patadas a Fabra y Campuzano.

¿Es inusual esta práctica? No. En el fútbol argentino, por caso, es totalmente común que los equipos les entreguen algún presente a los árbitros, como merchandising oficial o una camiseta, a modo de gentileza. Tal vez es más habitual que la entrega de los souvenires se efectúe luego de los encuentros. Hay países en los que está terminantemente prohibido, como Brasil. A nivel competencias bajo la tutela de la Confederación Sudamericana también ocurre, pero no está permitido por protocolo.

Por ende, ante una denuncia como en este caso, es probable que la sanción recaiga sobre el árbitro Ortega y sus compañeros en la conducción del partido. La prensa local le puso un manto de sospecha a la práctica. “Esto puede terminar en un escándalo. Los árbitros del partido habrían recibido regalos por parte del equipo xeneize. Urge una investigación imparcial y transparente”, escribió el periodista Jorge Garrett. “¿Por qué la dirigencia del Xeneize hizo estos regalos antes del partido?”, se preguntó Sport Bolivia.

“Había un montón de obsequios que la Policía ha incautado. Se está vulnerando el reglamento de la Conmebol. Se está haciendo un peritaje”, reveló el presidente del club boliviano, Andrés Costa, en diálogo con radio Mitre, donde además destacó que el operativo se dio en el entretiempo.

Para alimentar la polémica, el arquero local Arnaldo Giménez fue lapidario con el árbitro tras la derrota: “Cómo se puede analizar algo que no tiene que ver con el fútbol. Es un regalo, que los árbitros se dejen de joder, que dejen que los equipos denominados chicos compitan. Le pregunto al árbitro qué cobró y no me sabe responder. Es muy obvio que el árbitro nos vino a cagar el partido. Hay un sacrificio detrás de todo esto. Y no nos dejan competir. Es muy triste, porque terminan regalándole el partido”.

“Fue una parcialidad muy evidente, sin disimulo. Si no se inventa ese penal, la historia podía ser distinta”, se sumó el entrenador de Always Ready, Eduardo Villegas.

Dejá tu comentario