DOLAR
OFICIAL $134.97
COMPRA
$140.97
VENTA
BLUE $290.00
COMPRA
$295.00
VENTA

Un policía de Tucumán salió en búsqueda de un hombre que violó a su hija y mató a un joven inocente

El hombre y un cómplice quedaron detenidos. El hecho ocurrió en la madrugada del domingo en Tucumán y es materia de investigación.

Un suboficial de la policía de Tucumán mató de un disparo a un joven inocente de 26 años, que habría confundido con el supuesto violador de su hija adolescente. Por el crimen, quedó detenido.

El hecho se produjo durante la madrugada del domingo, en la localidad tucumana de Carbón Pozo. El suboficial, que presta servicio en la comisaría de Arcadia, llegó a su casa y su hija le habría contado que había sido abusada por dos jóvenes en una fiesta: un menor de 15 años de nombre Nahuel y otro apodado “Johnny”. Esa es una de las hipótesis.

El suboficial -cuya identidad no trascendió para preservar la privacidad de su hija- llamó a un amigo que tiene un Volkswagen Up gris y juntos salieron a buscar a los supuestos abusadores, según consignó el diario La Gaceta de Tucumán. El amigo del agente policial también quedó preso como presunto cómplice.

 

Cómo fue el plan de venganza

Primero pasaron por una vivienda de la localidad de El Bracho, domicilio de Adriana Aragón. La mujer declaró que un amigo de la familia -al que identificó como Rodrigo- se presentó en su casa con una adolescente y un hombre que dijo ser policía para exigirle que le entreguen al tal “Nahuel”.

Cuando Aragón le respondió que él no vivía ahí, el hombre que dijo ser integrante de la policía le efectuó un disparo que le rozó el cuello a la dueña de casa.

“Me dijo que me mataría si él se llegaba a enterar que lo estaba escondiendo. Luego se fueron en un VW gris”, habría declarado la víctima.

Asimismo, la mujer declaró ante la policía que más temprano había oído ruidos en el fondo de su casa, y cuando salió a ver qué ocurría se encontró con un adolescente al que amenazó si no se iba del lugar. El desconocido se retiró insultándola porque, según le dijo, estaba escapándose de una persona que lo quería matar.

Sin embargo, el plan de venganza no terminó ahí, sino que el policía junto a su cómplice recorrieron más de ocho kilómetros que separan esa localidad con Romera Pozo. Se dirigieron hacia una despensa que funciona las 24 horas en una casa que es de propiedad de Domingo Caro, un condenado a seis años por tráfico y comercialización de drogas por la Justicia Federal en 2016.

Allí se encontraron con una joven de 17 años y con Jonathan Caro (26), que podría tener algún tipo de parentesco con el tal “Johnny” y con quien el policía se puso a conversar.

Según sostuvo Lizarraga, Caro y el suboficial estaban hablando con normalidad hasta que inesperadamente el policía le efectuó un disparo con una pistola nueve milímetros, el mismo calibre de las armas reglamentarias que usan los efectivos de la fuerza. Luego huyó del lugar.

Sin embargo, gracias al aporte del dato del auto en el que se movilizaban, los dos atacantes lograron ser identificados y quedaron aprehendidos.

 

Las otras dos hipótesis de investigación

El titular de la Unidad Fiscal de Homicidio I Ignacio López Bustos se presentó en el lugar de los hechos donde recolectó información clave para la causa, entre ella la posibilidad de que el uniformado haya estado alcoholizado. Por eso se pidió que se hicieran los estudios de rigor, al igual que con el arma.

La versión del ataque sexual fue contada por la familia del policía. Sin embargo, el fiscal del caso analiza otras dos hipótesis.

Una es que Nahuel y “Johnny”, que hasta el momento no pudieron ser identificados y son intensamente buscados para que declaren, podrían haber ingresado a la casa de la novia del policía con fines de robo. La otra es que ambos habrían dado una dura golpiza a un hijo del policía en una fiesta.

Según confirmaron fuentes policiales, el detenido tendría en su foja de servicios varios sumarios por estar acusado de haber cometido varias irregularidades y por faltas disciplinarias.

Dejá tu comentario