DOLAR
OFICIAL $187.80
COMPRA
$196.80
VENTA
BLUE $371.00
COMPRA
$375.00
VENTA

Un policía de civil mató a dos ladrones que entraron a robar un kiosco de un familiar en Rosario

Ocurrió anoche, en la zona noroeste de la ciudad. El agente fue detenido y luego liberado.

Un policía de civil mató el jueves a la noche a dos personas durante un aparente intento de robo ocurrido en un comercio de Rosario. El intercambio de disparos provocó además heridas a un vecino, que fue internado, pero que se encuentra fuera de peligro.

El hecho ocurrió en Fisherton Industrial, en el noroeste de la ciudad, pasadas las 21. De acuerdo a la reconstrucción que pudo hacer la fiscal del caso, Georgina Pairola, el agente se encontraba dentro del local ubicado en Brasil 500 bis, cuando ingresaron dos presuntos delincuentes. Se movilizaban en dos motos. Una de ellas era robada.

En el lugar existen cámaras de seguridad que, se estima, registraron lo sucedido. Se investiga si otros dos delincuentes aguardaban afuera del local.

El comercio pertenece a un familiar del joven suboficial de la policía comunitaria, de 27 años de edad, quien fue detenido tras el hecho. Horas más tarde fue liberado tras establecerse que actuó en defensa propia luego de que uno de los asaltantes le apuntó con un arma.

El vecino herido, de 51 años, recibió un impacto de bala en el tórax. Fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, pero hoy ya regresó a su domicilio.

La fiscalía secuestró el arma del policía y otra, calibre 380, que fue hallada dentro del comercio y junto al cuerpo de una de las víctimas.

El viernes a la mañana el local estaba custodiado por un patrullero policial para evitar la posibilidad de represalias, tras la muerte de los dos presuntos asaltantes.

El vecino herido aseguró que estaba en la puerta de su casa y vio cómo dos motos giraron en U y pararon frente al comercio. “Estos vienen a robar a las chicas”, contó que pensó en el momento.

“Cuando entraron se armó toda la batahola. Me tiro y una bala me impacta en el pecho. Es como que la bala me pega y sale. Pensé que me tiraban a mí porque estaba mirando”, contó el herido a Radio Dos. “Ya estoy de vuelta. Con los dolores y el miedo, que nunca va a pasar”, añadió.

Al doble homicidio se suma un tercero ocurrido durante la jornada del jueves. En el barrio Larrea un joven que se movilizaba en moto fue atacado desde otro rodado de similares características. Recibió impactos de bala en la espalda y en el tórax.

Cuando la policía llegó a la zona de México y República, en la zona noroeste, el cuerpo de la víctima ya no estaba en el lugar. Se hallaron manchas de sangre y quince proyectiles. La familia se había llevado al joven con la intención de que fuera atendido en un hospital.

“Cuando llego, los familiares habían levantado el cuerpo. Decidieron levantarlo y llevarlo a un hospital. Lo que podemos observar son rastros de sangre y unos catorce, quince proyectiles”, indicó el secretario de Seguridad provincial, Claudio Brilloni.

Los tres homicidios ocurrieron horas después de que el gobierno provincial anunciara un nuevo cambio en la cúpula policial que tiene bajo su cargo la seguridad en el Gran Rosario. El subjefe de la Unidad Regional II, Adrián Galigani, ocupó el cargo de Margarita Romero.

Galigani es el décimo jefe de policía en el Gran Rosario desde que asumió Perotti, en diciembre de 2019. Todo, en medio de una creciente inseguridad que llevó a cifras récords el número de homicidios en 2022: 287 crímenes. La cifra más alta desde que se releva esa estadística.

Con los tres homicidios ocurridos el jueves, son quince los crímenes cometidos en el transcurso del año.

Dejá tu comentario