DOLAR
OFICIAL $93.51
COMPRA
$99.51
VENTA
BLUE $146.00
COMPRA
$151.00
VENTA

Un panadero mató a un delincuente de 16 años que quiso robarle su camioneta con sus hijos a bordo

El comerciante disparó tras quitarle el arma con la que lo amenazaba su cómplice.

Un violento hecho tuvo lugar en Rafael Castillo, cuando un panadero que fue asaltado por dos delincuentes cuando llegaba a su comercio a bordo de su camioneta, junto a sus dos hijos, se resistió al robo y forcejeó con uno de los ladrones, al cual logró quitarle el arma y disparó: el tiro impactó en su cómplice, que cayó muerto. Todo ocurrió el sábado por la tarde. 

El otro ladrón fue reducido por los vecinos, ambos eran menores de edad. El comerciante quedó en libertad, ya que el fiscal considera que actuó en legítima defensa.

El episodio ocurrió en las calles Yanzi y María Pita cuando un auto de marca Chevrolet llegó al lugar con cuatro jóvenes a bordo. Dos de ellos, ambos armados, se bajaron e intentaron robar una camioneta Volkswagen Amarok, según explicaron fuentes policiales a Télam. La familia del comerciante le contó a TN, que el hombre decidió enfrentar a los ladrones y disparar, al ver que éstos se iban a llevar el vehículo con sus dos hijos arriba.

Según declararon los testigos, el panadero fue abordado por estos dos delincuentes, de 16 y 17 años, que lo amenazaron con armas. Se trenzó en lucha con el más joven y, en medio del forcejeo, pudo quitarle el revólver y efectuó varios disparos, los cuales impactaron en el cómplice, quien cayó muerto junto a la camioneta.

Una vez desarmado, el otro ladrón fue reducido a golpes por vecinos, varios de ellos, comerciantes de locales ubicados en la misma cuadra. El lugar donde ocurrió el intento de robo es una zona comercial y, a esa hora, había muchísima gente haciendo compras.

Un video, filmado por un testigo presencial, que fue difundido en la red social Twitter, mostró cómo varias personas insultaban y pateaban al delincuente mientras éste estaba tirado en el suelo. Las agresiones no cesaron hasta que personal policial de la comisaría de Rafael Castillo llegó al lugar y lo detuvo. “¡Parate solo!”, le gritó uno de los vecinos al ladrón. Mientras que otro, alentaba: “¡Rompele la cabeza!” y lo insultaba.

El material dejó registro también del otro delincuente, inmóvil, tendido en el suelo al costado de la camioneta. Según determinaron los peritos, el joven muerto, de 17 años, portaba un arma de utilería.

Los otros dos cómplices, que habían permanecido en el auto de marca Chevrolet a modo de “campana”, se dieron a la fuga cuando escucharon el disparo y vieron que los vecinos se empezaron a involucrar.

La policía informó que, tanto el detenido como el que murió, son de la villa San Petersburgo, que queda muy cerca del lugar del robo, y que en la escena del crimen se secuestró también un revólver calibre 32, con el que el panadero se defendió del asalto.

En el hecho intervino la Fiscalía de turno en el Fuero Penal de Responsabilidad Juvenil de La Matanza, que decidió dejar en libertad al panadero asaltado al considerar, por el momento, que actuó en su legítima defensa. Hasta la mañana del domingo, el fiscal no se había presentado en el lugar.

El panadero contó que recibió amenazas por parte de los familiares o allegados al delincuente muerto, pero que no le pusieron custodia policial. Sin embargo, este domingo, decidió abrir su comercio, como lo hace cada día.

A siete cuadras de este lugar, hace un mes, dos motochorros mataron a un hombre de 64 años, en un episodio similar. Según contó Franca, la esposa de la víctima, en diálogo con TN, su marido abrió la reja de su casa para guardar el auto y se le aparecieron dos delincuentes en una moto, uno de ellos le disparó en el pecho.

“Quiero pedir justicia, apoyando al panadero, porque es todos los días lo mismo”, reclamó la mujer. Y recordó que tras el disparo, su esposo fue trasladado al hospital pero, “a la media hora murió, porque lo habían destruido por dentro”.

Franca pidió “que se haga justicia por este señor, que hizo justicia”, y reclamó: “De lo contrario, tenemos que terminar todos haciendo justicia por mano propia”. Los asesinos de su marido, apodado “El Tano”, también eran menores de edad, de 15 y 17 años. Según le informó la policía a la mujer, aún están detenidos. “Yo si tengo que hacer justicia por mano propia lo haría”, aseguró Franca, y se justificó explicando que le “destruyeron toda la familia”· 

Otra vecina pidió que pongan cámaras de seguridad en la zona, ya que los hechos de inseguridad son habituales, y denunció que “la policía hace oídos sordos” cuando llama para denunciar robos o peleas.

Dejá tu comentario