DOLAR
OFICIAL $96.25
COMPRA
$102.25
VENTA
BLUE $178.50
COMPRA
$180.50
VENTA

Un mecánico alertó a un vecino que le iban a robar y los delincuentes lo mataron de un tiro

La víctima, Martín Almirón, tenía 44 años y era mecánico. Trató de salvar al vecino, que es policía, y lo mataron a él.

Un hombre de 44 años que quiso alertar a su vecino policía que lo estaban por robar cuando llegó con su camioneta a su casa de Rafael Castillo, quedó en medio de un tiroteo que en ese momento se produjo entre el agente y los delincuentes, y murió de un balazo en la cabeza.

El hecho ocurrió en la calle Tres Cruces al 2400 de esa localidad de La Matanza, cuando un sargento de la Policía Federal regresaba a su casa a bordo de una camioneta Volkswagen Amarok color gris.

El agente estaba ingresando el vehículo a su casa, vestido de civil, cuando fue atacado por al menos tres delincuentes con intenciones de robo.

En ese momento, un vecino que vive frente a la casa del policía, identificado como Martín Almirón (44), de profesión mecánico, salió de su domicilio y le gritó "¡guarda que están por robarte!".

Al darse cuenta de la situación, el hombre que había llegado con la camioneta se identificó como policía, desenfundó su arma reglamentaria Browning .9mm y comenzó un intercambio de disparos con los delincuentes.

Producto del enfrentamiento, Almirón recibió un disparo certero en la frente que le produjo la muerte al instante.

Rápidamente los delincuentes escaparon del lugar sin concretar el robo por lo que se están analizando las cámaras de seguridad y el testimonio de testigos para lograr sus identificaciones.

El fiscal Federico Medone, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción de Homicidio de La Matanza, ordenó una serie de medidas a cargo de la policía bonaerense en el lugar del hecho.

Al momento se desconoce la cantidad de disparos que se hicieron y de qué arma salió el tiro que mató al vecino y la trayectoria del mismo.

El cuerpo de la víctima fue trasladado a la morgue judicial de Lomas de Zamora para la realización de la autopsia correspondiente.

El expediente quedó caratulado como "homicidio en ocasión de robo" y, hasta el momento, el fiscal se encuentra a la espera del resultado de las pericias balísticas para determinar los pasos a seguir.

Según el relato de un investigador, Almirón tenía la costumbre de salir a defender a los vecinos y enfrentar a los delincuentes en situaciones de robo. Estaba casado y tenía dos hijos, una mujer de 21 años y un varón de 16.

Dejá tu comentario