DOLAR
OFICIAL $135.37
COMPRA
$141.37
VENTA
BLUE $290.00
COMPRA
$295.00
VENTA

Semáforos en rojo, autos mal estacionados y mala educación: obstáculos callejeros de todos los días

Andar por la calle es cada vez más complicado. Cada uno hace lo que quiere y estamos expuestos continuamente a diferentes riesgos. ¿Qué opinás de las calles?

Por Nieves Otero

notero@diarioveloz.com

@nieves_otero

Andar por la calle es cada vez más difícil. Salir de casa al trabajo y tomar un colectivo, es una carrera llena de obstáculos. En el camino, nos cruzamos con negligencia, mala educación y falta de respeto.  Como si fuera poco, quienes nos tienen que "cuidar", "ayudar" o "defender" poco más y se nos ríen en la cara.

Durante estos días me ocurrieron varios episodios de este tipo en la que por negligencia por parte de los conductores, se pone en riesgo la vida de la gente, además de las reiteradas infracciones que se cometen. Total, después al mirar las noticias y ver accidentes nos preguntamos por qué ocurren las cosas.

Ambas situaciones me ocurrieron siendo yo usuaria de colectivo. El primero de los casos, fue al esperar el ómnibus. En el espacio reservado para la parada de colectivos, había un auto estacionado, ¿Será que el señor conductor no vio el cartelito de la parada, ni tanpoco el banco de la parada ni el techito de la parada?

Además, un auto estaba estacionado  en doble fila detrás. Es decir, que quienes queríamos subir al colectivo, teníamos que asomarnos casi al tercer carril de la avenida para poder parar al colectivo.  De hecho, cuando subo, el colectivero dice "¡Ah, casi no  te veo!", claro, cómo me iba a ver si todos los autos estaban "copando la parada".

Por si fuera poco, en el semáforo para un patrullero al que le informo de la situación. Entre risas,  uno de los policías me da la solución: "¡Llamá a tránsito!". Es decir, que en lugar de ellos ayudarme, tengo que encargarme yo del problema. Lamentablemente para mi y afortunadamente para el conductor que estacionó mal su auto, el reloj me corría y tuve que ir a trabajar, con lo cual la llamada a Tránsito, quedará  para otro momento.

Ayer, pasé por una situación no mucho mejor. Alrededor de las seis y media de la tarde, me tomo el colectivo 2 47 para ir de Wilde a Avellaneda. El coche estaba casi vacío y el chofer, en esas 40 cuadras hizo lo que quiso.

Frenadas bruscas, arranques torpes y semáforos de utilería. Parece que el chofer tenía algunos problemitas de vista, ya que no respetó ni una luz roja ¿Sería daltónico?. Lo más gracioso, fue que mientras pasaba en rojo, el colectivero le tocaba bocina a los autos de las calles perpendiculares que tenían paso para que no pasen. ¡Caradura!

Ambas situaciones me dieron mucha bronca, me indignaron y me hicieron pensar en lo expuestos que estamos todos los días por culpa de otro que hace mal las cosas. ¿Con qué derecho?

Es  muy triste pensar que mañana te cruzas con alguna de estas personas que pasan semáforos en rojo y te puede arruinar la vida. Después nos preguntamos por qué hay accidentes ¿Accidentes? Yo no lo llamaría así, ya que se trata de acciones mal hechas conscientemente ¿Acaso el colectivero de ayer no se dio cuenta que pasaba en rojo?

Ni hablar de la indignación que genera la falta de respuesta de la gente que nos tiene que cuidar y ayudar. En fin... sólo nos quedará intentar estar atentos y hacer cada uno desde nuestro lugar las cosas bien.

Seguramente a vos te ocurrieron cosas parecidas en el andar diario, esperamos que nos cuentes tu experiencia y opinión.