DOLAR
OFICIAL $89.95
COMPRA
$95.95
VENTA
BLUE $139.00
COMPRA
$144.00
VENTA

Quiénes son los acusados del violento ataque a Matías Montín en un boliche de Mar del Plata

La víctima permanece internada en terapia intensiva tras sufrir una fractura de cráneo.

Mientras que Matías Montín, el joven de 20 años que fue víctima de un violento ataque en el boliche Ananá de Mar del Plata, continúa internado en terapia intensiva con una fractura de cráneo, la Policía reveló los datos de los acusados de la agresión.

Los dos primeros sospechosos, Gabriel Galvano y Andrés Bracamonte, fueron interceptados ayer en el peaje de Zárate de la ruta 9, a bordo de un BMW M240i color blanco. Ambos amigos, de 21 y 23 años, se hospedaban en el Gran Hotel Mar del Plata de Rivadavia al 2300 junto a un tercer joven que no se encontraba con ellos al momento de ser detenidos.

Bracamonte es hijo del jefe de la barrabrava de Rosario Central. Su padre, conocido en el ambiente del fútbol como “Pillín”, fue excarcelado en noviembre pasado tras permanecer detenido en una causa por presunto lavado de activos en la que también está involucrado Andrés como supuesto testaferro aunque no estuvo preso.

El tercer integrante del grupo que atacó a botellazos a la víctima tras una discusión es Matías Belloso, de 20 años, jugador de la primera división de Arsenal e hijo del exfutbolista Gonzalo Belloso. Según indicó una fuente cercana a la causa a La Capital, el joven se pondría a disposición de la Justicia en las próximas horas acompañado por su papá.

Para el fiscal a cargo de la investigación, Paulo Cubas, existen pruebas que acreditan que los tres participaron del hecho. No obstante, distintos testimonios señalan que Bracamonte no participó de forma directa.

Según indicó el fiscal Paulo Cubas, de la Unidad Funcional de Composición Temprana de Conflictos Penales, Montín “recibió al menos un golpe en la cabeza que le produjo una contusión” y tras ser asistido por una enfermera del lugar “fue derivado en una ambulancia” al Hospital Privado de Comunidad (HPC).

Según el último parte médico, “el paciente se encuentra despierto, sin fallas orgánicas y evoluciona favorablemente”, aunque debe “permanecer en observación”. En tanto, el funcionario señaló a Télam que “no se saben aún los pormenores del hecho”, y pidió un dictamen médico policial para precisar el tipo de lesión sufrida por el joven.

En principio, la causa está caratulada como “lesiones”, y en base a las nuevas pruebas que se incorporen a la investigación, y al cuadro médico de la víctima, se definirá si son leves o graves.

Carlos Montín, padre del joven, dijo que según le explicaron los amigos del hijo, “Matías se acercó a charlar con un grupo de entre tres y cinco chicos que estaban en otra mesa, para calmar los ánimos porque uno de ellos le había pegado o había empujado a un amigo. Y cuando se acercó, le pegaron un botellazo, después otro, y otro más”.

Una inspección ordenada de manera sorpresiva anoche reveló que no estaban dadas las condiciones de seguridad para mantener el boliche de Playa Grande abierto.

El procedimiento se realizaba por la infracción 39 de la Resolución Ministerial 2740/03 que indica: “Las instalaciones y equipos eléctricos de los establecimientos, deberán cumplir con las prescripciones necesarias para evitar riesgo a personas o cosas”.

Dejá tu comentario