DOLAR
OFICIAL $89.75
COMPRA
$95.75
VENTA
BLUE $139.00
COMPRA
$144.00
VENTA

Pobres de padres: una tragedia peor que el hambre

Por "Chiche" Gelblung. De los últimos casos de protagonismo de menores involucrados en hechos policiales la gran mayoría no tiene presencia paterna.

La estadística es propia pero irrebatible. De los últimos 50 casos de protagonismo de menores involucrados en hechos policiales, 45 de ellos tenían una característica común: no había presencia paterna.

Los casos conmovieron a la opinión pública. Chicas asesinadas y violadas, chicos implicados en delitos graves como víctimas o victimarios, situaciones de abusos intrafamiliares. El menú es trágicamente variado. Pero el elemento común que los une es la ausencia de imagen o presencia paterna. Cuando con las cámaras entramos en las tramas familiares, las mismas preguntas y las mismas respuestas: el papá se fue, nunca conoció al papa, hace años que no lo ven. Cuando cae la respuesta nos miramos con el doctor José Luis Ferrari, brillante penalista y columnista de nuestros programas, y repetimos con la mirada: no hay padre.

Aunque busques en bibliotecas y librerías algún enfoque criminalístico o sociológico, no encontré ningún estudio sobre el terrible impacto que produce en la mente de los niños la ausencia del padre. Y menos explicación de la estadística que demuestra que 8 de cada 10 internos en los sistemas carcelarios de la Argentina carecen de imagen o presencia paterna. 

Los días de visita en las cárceles hay esposas, hermanas o hijas. No hay hombres prácticamente.

¿Dónde están los padres? Algunos se esfumaron dejando detrás suyo una estela de chicos abandonados a su suerte y en manos dios. Madres desbordadas que trabajan como fieras para duplicarse en la tareas de sostener el hogar sin ingresos paternos y sin presencia de un padre que acompañe la crianza.

Nunca han existido en la estructura de vida de las madres solteras. Otros padres directamente abandonan hijos y mujeres  por no soportar la humillación de perder un trabajo o directamente no conseguirlo.

La tragedia de la ausencia de la figura del padre no es solo una patología de las clases económicamente bajo la línea de pobreza. Esa crisis cruza de manera horizontal todas las clases sociales.

Esto es solo el enunciado de un estudio más profundo que iremos desarrollando a lo largo de próximas entregas. Mientras tanto pensemos: ¿Dónde están los padres?

Dejá tu comentario