DOLAR
OFICIAL $65.22
COMPRA
$70.22
VENTA
BLUE $118.00
COMPRA
$128.00
VENTA

Pepe Cibrián: “Ahora vamos por la adopción de un hijo”

Ayer al mediodía en el mayor de los secretos, Pepe Cibrian se casó en el Registro Civil de la calle Uruguay con Santiago, su pareja desde hace ya diez años. Sólo estuvieron presentes la jueza, los novios y los testigos. En un diálogo exclusivo con DIARIOVELOZ.COM asegura que ahora va a luchar para poder adoptar un hijo.

Lejos de las cámaras y los flashes que acompañaron al primer casamiento gay en la Ciudad de Buenos Aires que tuvo a Alejandro Vannelli y Ernesto Larrese como protagonistas, en la jornada de ayer se casó Pepe Cibrián con Santiago, su pareja desde hace más de una década, en una ceremonia a la que sólo asistieron Nora Cárpena y Angel Mahler como testigos suyos, y Manuel De Francesco y Ezequiel Acheri por parte de Santiago.

“Quisimos hacerlo así por una decisión nuestra –cuenta Cibrian-. Otros eligen una forma más suntuosa y me parece bárbaro, pero en este caso decidimos que sea bien nuestro. No lo sabían ni siquiera nuestros amigos más íntimos, a quienes llamamos por teléfono una vez que salimos de la ceremonia y recién ahí se enteraron que ya nos habíamos casado. Sólo se lo dijimos un día antes a los testigos. Esto es coherente con mi discurso, ya que peleé mucho por una ley que nos de el derecho de elegir nuestra vida y ser iguales a otros en una sociedad amplia como es la de hoy. Creo que aporté algo y por eso me pareció bien legalizar con quien comparto la vida desde hace diez años. Si alguna vez con el paso del tiempo alguien dice que hubo un señor que aportó su granito de arena para que esta ley por la que luchó mucha gente saliera, me llenaría de orgullo y satisfacción”.

Ya cumplido con el trámite legal del casamiento, Pepe Cibrián y Santiago ahora van por más, con el objetivo de adoptar un hijo y formar una verdadera familia. “Hace diez años hice todos los trámites de adopción –dice- y ahora vamos a retomar la parte legal de recuperar esos archivos para poder finalizarlos. Lo bueno es que ahora somos una familia y adoptamos los dos. Si le pasa algo a alguno, la obligación desde lo legal la tiene el otro, más allá de la obligación moral que como persona cada uno iba tener. Antes ese chico iba a ser de Pepe o de Santiago y si uno de los dos se iba, la justicia se lo podía sacar al otro”.

Con respecto a si va a haber festejos ahora sí para compartir con todos los amigos, Pepe aclara que “mañana nos juntaremos en casa con un grupo de amigos que no pudieron estar y tal vez en diciembre cuando regresemos del viaje hagamos algo un poquito más grande. En unos días nos vamos con Santiago a Europa como todos los años y justo coincide con esto, pero no es que lo hayamos planificado como una luna de miel, ya que la fecha de este viaje es anterior a la del casamiento”.