DOLAR
OFICIAL $59.03
COMPRA
$64.03
VENTA
BLUE $74.50
COMPRA
$78.50
VENTA

Papa Francisco: pidió por el cese de los conflictos en Asia y Medio Oriente

El Sumo Pontífice dejó su mensaje acerca de las diferencias y las amenazas bélicas que existen en la actualidad.

"Pidamos a Jesús resucitado que transforma la muerte en vida, que cambie el odio en amor, la venganza en perdón, la guerra en paz. Sí, Cristo es nuestra paz, e imploremos por medio de él la paz para el mundo entero", bendijo Francisco I a los fieles agolpados en la plaza frente al balcón central de la basílica de San Pedro desde donde se realiza la bendición "urbi et orbi" (que significa: a la ciudad de Roma y el mundo).

Luego de la misa que celebró la resurrección de Jesús, el papa argentino saludó a los presentes desde su papamóvil, muchos eran argentinos que se destacaban por flamear la bandera entre la multitud, mientras el Sumo Pontífice atravesaba la plaza del Vaticano llena de gente que lo aclamaba al grito de "¡Fran-ces-co!" y  "¡Viva el Papa!".

Después de saludar, desde el balcón central de la basílica de San Pedro dio su primer mensaje pascual que comenzó deseando felicidades: "Queridos hermanos y hermanas de Roma y de todo el mundo: ¡Feliz Pascua!".

 En el mismo mensaje hizo hincapié en los conflictos internacionales en Medio Oriente entre palestinos e israelíes, quienes "tienen dificultades para encontrar el camino de la concordia, para que reanuden las negociaciones con determinación y disponibilidad, con el fin de poner fin a un conflicto que dura ya demasiado tiempo" dijo el Papa.

Además, pidió la paz en África y en Corea. "¡Cuánta sangre derramada! Y ¿cuántos sufrimientos deberán infligirse antes de que se logre encontrar una solución política a la crisis?", inquirió el Papa del fin del mundo.

Criticó a quienes por "fáciles ganancias" y egoísmo van en contra de la vida de la humanidad. A su vez, denunció la trata de personas y el narcotráfico como los temas más urgentes junto al cuidado de los recursos naturales.

Con respecto al continente más pobre del mundo, manifestó que los países: Malí, Nigeria,  República Democrática del Congo y República Centroafricana son lugares donde "lamentablemente no cesan los atentados, que amenazan gravemente la vida de tantos inocentes, y donde muchas personas, incluso niños, están siendo rehenes de grupos terroristas".

Durante la bendición llamó a cambiar en las acciones de la vida cotidiana "Cristo murió y resucitó una vez para siempre y por todos, pero el poder de la resurrección, este paso de la esclavitud del mal a la libertad del bien, debe ponerse en práctica en todos los tiempos, en los momentos concretos de nuestra vida, en nuestra vida cotidiana" y agregó que la Pascua es una oportunidad de cambio: "Dios puede transformar nuestras vidas y hacer florecer esas zonas de desierto que hay en nuestro corazón".