DOLAR
OFICIAL $123.99
COMPRA
$129.99
VENTA
BLUE $235.00
COMPRA
$238.00
VENTA

Nuevos allanamientos en búsqueda del lugar donde estuvo cautiva Candela

La Policía Bonaerense allanó en las últimas horas una casa deshabitada y un locutorio, además de secuestrar una camioneta, en el marco de la investigación por el asesinato de la niña de 11 años encontrada ayer asesinada en el distrito bonaerense de Hurlingham.

Fuentes policiales informaron que la vivienda está ubicada en la calle Kiernan al 900, a sólo un kilómetro de la vivienda de la nena asesinada, de la localidad de Villa Tesei, al oeste del Gran Buenos Aires.

En tanto, en el marco de la investigación, se secuestró una camioneta utilizada para el reparto de alimento de mascotas, en el que se habría hallado indicios de que pudo haber sido empleado para transportar a la niña asesinada.

Uno de los datos que se manejaba es que entre las bolsas en las que se había tapado el cuerpo de la nena, había una que era de alimento de mascotas.

Fuentes ligadas a la investigación confirmaron que se allanó un locutorio en la Capital Federal, de donde se sospecha, se habrían realizado varias llamadas extorsivas a la familia de la niña.
Por su parte, El fiscal Marcelo Tavolaro, que investiga el hecho, confirmó que en el interior de la casa allanada en Villa Tesei se encontró restos de comida consumida en forma reciente.

Vecinos del barrio confirmaron que el inmueble lleva deshabitado varios años, aunque en los últimos días se vio bastante actividad de gente que parecería ajena a los verdaderos dueños del predio.

Los desconocidos habrían pintado de manera desprolija la vivienda en los últimos días.
Un vecino aseguró que vio a un hombre en el frente de la vivienda hablando por teléfono celular y creyó que se trataba de un posible usurpador.

Una mujer aseguró que pudo ver a un matrimonio y dos chicos de rasgos norteños.

Al parecer, la casa pertenecía una mujer mayor que falleció varios años atrás y era visitada por una pariente, en forma ocasional, que se encargaba de hacer tareas de mantenimiento.

Las sospechas, según deslizaron fuentes ligadas a la pesquisa, es que la niña asesinada pudo estar secuestrada en un pequeño galpón situado en el fondo del terreno.