DOLAR
OFICIAL $187.16
COMPRA
$196.16
VENTA
BLUE $375.00
COMPRA
$379.00
VENTA

"Me gusta la vida de ama de casa"

Distanciada de las jornadas de grabación, la actriz aprovecha su año semisabático para estudiar inglés y canto, dedicarse al mantenimiento de su casa y a los viajes de placer.

Nota extraída de la revista "Paparazzi"

Tan bella como de costumbre, Marcela Kloosterboer (29) estuvo presente en el festejo de Claro. Alejada del mundo de las ficciones, la actriz capitaliza el tiempo libre para cumplir con "mis pendientes ". "Estoy estudiando canto e inglés.

Entonaba debajo de la ducha, pero ahora estoy aprendiendo técnica. Ojo, no lo hago para ir a Cantando por un Sueño ni nada de eso. El idioma me encanta, pero lo dejé de practicar cuando terminé el colegio. Solo lo ponía en curso cuando viajaba. No sé si en algún momento me tocará usar alguna de las dos cosas, pero creo que para el actor siempre es bueno nutrirse", contó. Y agregó: "Cuando no trabajo tanto, disfruto de la vida. Me gusta que no todo pase por el trabajo, dedicarme a mi casa, cuidar las plantas, cocinar, viajar... Aprovecho para ver muchísimas obras de teatro.

Estoy al tanto de lo que pasa en las ficciones, pero no demasiado. Me gusta perderme de ¡a locura del ambiente, despejar la cabeza. Veo Graduados una vez por semana. Me inclino más por las películas, salir a comer con amigas, a la vida de ama de casa. Soy buena cocinera, hice cursos de cocina. ¡Mi especialidad son los platos vegetarianos!".

-En esta época en que están de moda las redes sociales, ¿cómo te llevás con el Twitter ? Paula Granica, productora de Pol-ka y amiga, me avisó que hay un Twitter que siguen treinta mil personas y que está a mi nombre.

¡No soy yo, es gente que quiere perder el tiempo! No lo miro, no pongo energía en enterarme en quién hace eso. Por ahora, me dijeron que nunca dijeron más que "estoy cansada", "estoy trabajando", "estoy enferma", cuando yo grababa desde las ocho de la mañana.
Mientras que no haya nada con mala leche que me pueda perjudicar, no voy a hacer nada. Ojo, sé que es un riesgo, porque pueden dar opiniones políticas o de cualquier cosa que me pueden perjudicar.