DOLAR
OFICIAL $66.48
COMPRA
$71.48
VENTA
BLUE $115.00
COMPRA
$125.00
VENTA

Los Chacras con la cabeza de los dirigentes

Doctoristas anotados en la épica contra la oligarquía sin oligarcas.

Alberto Fernández
Alberto Fernández
El campo, la Iglesia, la Justicia, la deuda. Pronto también serán los grandes medios.

Capacidad inagotable para armar, en el país paralizado, simultáneos frentes adversos.

No resuelven ningún problema heredado. Los agigantan.

El litigio con Los Chacras es más relevante hoy que la complejidad demencial de la deuda.

Desde los Chacras, por los Chacras, pueden conseguirse dólares para amagar con cubrir alguna parte de la deuda.

43 millones de toneladas de soja en grano. Decenas de millones de soja en aceite o harina.

Pese a la seca.

Miles de millones de dólares para las arcas del Estado, El Gorro Frigio.

Pero siempre tienta serruchar la rama. Desde donde el Gorro Frigio se cuelga.

Argentina puede irse al Plan B del default como consecuencia de la mala praxis.

Por la misma falencia de altísimo nivel puede tempranamente estrellarse en el conflicto que los dirigentes rurales no tenían el menor interés de desatar.

La Mesa de Enlace fue enlazada por las “bases”. Sobrepasada por Los Chacras.

Entre el desvarío intelectual, los opositores desconcertados y los críticos fáciles se entusiasman con la tesis imaginaria.

Sostiene que el gobierno se encuentra interesado en «construir el enemigo».

Cuando ni puede, siquiera, diseñar una agenda.

Los Chacras con la cabeza de los dirigentesTeorías esgrimidas con rostros perplejos. No creen en la vigencia de la improvisación.

Derivaciones de la falta de inteligencia estratégica. Profesional.

Los auto-convocados, que suelen convocarse por doquier, los pasaron por arriba, con tractores, a los dirigentes.

Por pudor no se identifica al titular de la organización que atraviesa el idilio con la virginidad del albertismo.

En plena elevación de la garrocha, el héroe debió desviarse en el aire.

Para cambiar el rumbo y clavar la garrocha en el bando de Los Chacras, movilizados en distintos puntos, sin jefes visibles.

Culminaron con el desfile impresionante de los tractores. Córdoba.

Los Chacras participaban naturalmente del concepto peronista que alude al avance.

“Con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes”.


Reacción alfonsinista

Un caballero insigne, Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural, en la mesa de honor del CYSYP, hotel Alvear, escuchó al orador, el Presidente Alberto Fernández.

El Poeta Impopular que felicitaba, desde el atril, a los ruralistas por el acuerdo.

Cuentan que Pelegrina, después, respetuosamente, comentó:
«No puedo agradecer la felicitación. No existe ningún acuerdo».

Ante el fenómeno peronista de Los Chacras, que modificaron la posición de la prudente Mesa de Enlace, hasta lanzar el paro por cuatro días, Alberto reaccionó al mejor estilo radical.

“Pasa que ellos quieren ganar siempre”, sentenció.

Los Chacras con la cabeza de los dirigentesRepetición menor del romanticismo escorado del astuto Juan Carlos Pugliese, penúltimo Ministro de Economía de Raúl Alfonsín, El Providencial.

“Hablé con el corazón, me responden con el bolsillo”, dijo, con el rostro de la astucia desvanecida.

Al no percibir la magnitud de la bronca, el Presidente, líder unánime del partido de masas PARTE, creyó que bastaban los cafecitos cordiales con Luis Basterra, el Ministro de la Colita. Agricultura. Ganadería. Pesca.

Un disciplinado funcionario de Formosa. Basterra procede del equipo del gobernador secretamente elogiado. En voz muy baja.

El Ministro de la Colita transmitía a los “enlazados” las decisiones estremecedoras del presidente acaparador.

Es su propio Premier (jefe de gabinete), su mejor vocero. La palabra autorizada que se emite en exceso.

Pero Alberto no podía contener la barbarie locuaz del senador Oscar Parrilli, El Incomparable Godfrey.

O del buen producto para elaborar, aun perdonable, el promisorio Juan Grabois, Gravuá, que acusa a «los parásitos» e incendia lícitamente a la clientela que representa.

Grabois adhiere con autenticidad a la línea mística que se baja desde Roma.

Los Chacras con la cabeza de los dirigentes“Techo, Tierra y Trabajo”. Reivindicaciones que Alberto demora.

Brota un clima épico, atado a la certeza de luchar contra la extraña oligarquía carente de oligarcas.

Pero lo que abundan son Los Chacras. Hacendados de clase media más bien alta, con ambiciones de no ser tijereteados. Con hartazgo se lanzan a desfilar.

Despreocupados de la consigna moral. «La tierra es para quien la trabaja».

Los Chacras vienen mejor orientados, acaso, por El Griego, que sabe armar en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

Emerge El Griego cincuentón, con discreción, como aquel Alfredito del Diente Ausente de 2008. Actual senador con dentadura renovada.

El Griego y El Escocés

Verso tanguero para “la muñequita dulce y rubia”.

En versión grotesca “la historia vuelve a repetirse”.

Doce años después, justamente con el inicio de la kermesse de Expo Agro, mega evento facturado por Clarín y La Nación.

Dos grandes medios, los más influyentes, pero con la pólvora infortunadamente mojada.

Abandonada en el patio, antes de la tormenta.

Sobra la bronca entre Los Chacras pero no tienen el menor interés de cargarse al Segundo Gobierno Portocéntrico.

Se encuentra, el SGP, consumido en la quietud. Colmado de anunciaciones libres. De producciones macristas de fotografías de colores para Instagram.

«Te pareces al mundo en tu actitud de espera», diría Pablo Neruda.

Los Chacras siguen, tal vez, al Griego que ni siquiera se identifica con Zorba.

O al Irlandés de De Niro. Al que otros prefieren llamar El Escocés.

Ambos, El Griego y el Escocés, pueden ser superados, a su vez, por Los Chacras anónimos.

Los Chacras con la cabeza de los dirigentesLos que planifican llevar a la Expo Agro hasta “las casillas” rodantes, donde duermen durante la cosecha.

De ser posible el miércoles próximo, aniversario del voto de madrugada, el “no positivo”, del vicepresidente Cobos, El Cleto.

Fue ante la mirada gélida del encuadrado senador Miguel Pichetto, el Humphrey Bogart de “Horas Desesperadas”.

Hoy Pichetto está transformado, en el baile de máscaras y barbijos, en El Lepenito.

Nostalgias por el Momo

No está ya la sobriedad del caballero Luciano Miguens, con la Bella Turca del Sombrero.

Ni la paquetería altiva de Hugo Biolcatti, El Dandy Decaído que supo juntarla en pala.

Menos aún aquel fogueado Eduardo Buzzi que fascinaba a las estancieras divorciadas.

Buzzi, Duro Jorge Salcedo, hoy se opone, como bombero, a la movida de Los Chacras.

Pero falta, sobre todo, el extinto Gerónimo Venegas Lynch, El Momo.

El peronista cultural que solía aportar el aderezo colorido del populismo agrario.

Encargado, el Momo, de las concentraciones. En la interminable Plaza de Rosario. A los costados del Monumento de la Avenida Libertador.

De todos modos Los Chacras avanzan con la cabeza de pasables dirigentes como el entrerriano tambero, Chemes, El Paisano.

O el mendocino cooperativista Ianuzzotto, o Pelegrina, El Insigne.

Canta el apoyo hasta aquel tuitero que supo organizar los cacerolazos más impresionantes contra “el autoritarismo” de La Doctora.

Los Chacras con la cabeza de los dirigentesPor el Grito olvidado de Alcorta, a Los Chacras progres de la Federación Agraria, les da vergüenza sumarse institucionalmente al paro que los amigos del gobierno califican de “lockout patronal”.

Al paro de los hacendados “que quieren ganar siempre”. Sin sensibilizarse con la compulsiva solidaridad.

Pero habilitan la “libertad de conciencia”. Manera progresista de sugerir: “no quedarse afuera”.

Nunca. De nada.

Cobrar en dos ventanillas

Probablemente Alberto se sienta conforme con la interpretación usual. Dominante.

La culpa, si existe, como el error, recae exclusivamente en la dureza bolivariana de La Doctora.

Entonces Alberto Presidente se encuentra con suficiente vigor. En condiciones de abrir los frentes multiplicados.

Son los momentos finales de la complacencia que paulatinamente se le diluye.

El Poeta Impopular, referencia del Randazzismo (sin Randazzo), Líder de PARTE, está blindado.

Fortalecido por partida doble. Con el mérito de cobrar en dos ventanillas.

Por el apoyo de los doctoristas que aún obedecen las señales de la Jefa.

Mientras tanto se despiertan las ilusiones módicas de los antidoctoristas categóricos que lo prefieren.

Son los que se conmueven con la rebeldía repentina de Los Chacras.

Tratan de ponerle el ritmo dramático al baile de máscaras y barbijos. Hacen pogos mediáticos.

Se anotan en las filas de los trencitos primarios, con el propósito máximo de retirar pronto a La Doctora de circulación.

Y ponerla presa (si se seca o se renueva la pólvora y se la usa mejor).

Como lo merece. Por perversa, pecadora y maligna. Y por vencerlos.

Dejá tu comentario