DOLAR
OFICIAL $165.82
COMPRA
$174.82
VENTA
BLUE $309.00
COMPRA
$313.00
VENTA

La economía creció 8,7 por ciento en febrero, según el INDEC

Respecto de enero, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) experimentó en febrero un incremento del 0,4 por ciento.

La economía argentina tuvo un incremento del 8,7 por ciento en febrero con relación a igual mes del año pasado y verificó, de esa manera, el porcentaje de crecimiento más bajo de los últimos tres meses, informó el INDEC.

Respecto de enero, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) experimentó en febrero un incremento del 0,4 por ciento.

El indicador presentó una variación positiva del 9,6 por ciento en el acumulado de los últimos doce meses con respecto a igual período del año anterior.

De esta manera, en el primer bimestre, la actividad económica registró una suba del 9,1 por ciento en comparación con igual período de 2010.

El dato de febrero resultó el más bajo -en la comparación interanual- de los últimos tres meses, ya que en enero había crecido 9,5 por ciento; en diciembre y noviembre, tuvo un incremento del 10,1 por ciento.

El consumo, la industria y la cosecha son los pilares del crecimiento del PBI en la Argentina, aunque algunos rubros -principalmente del sector manufacturero- deberán elevar el volumen de inversiones para mantener el ritmo.

Los datos difundidos por el INDEC están por encima de lo proyectado por consultoras privadas ya que para el Centro de Estudios Económicos (CEE) de Orlando Ferreres la actividad creció 7 por ciento en febrero en la comparación interanual, pero una baja del 0,6 por ciento respecto de enero anterior.

Sin embargo, las consultoras coinciden en que para apuntar el ritmo de crecimiento será necesario una fuerte suba en los montos de inversión para mejorar la capacidad instalada de la industria, que hoy está funcionando casi al máximo.

El único rubro que se expande a tasa de dos dígitos es el correspondiente a la actividad financiera, a partir del impulso que adquirieron los depósitos en pesos, y en menor medida el crédito bancario.

Por otro parte, la producción industrial está siendo traccionada fuertemente por la fabricación de automotores, el comercio y la actividad inmolibiaria.