DOLAR HOY: COMPRA $58.51 VENTA $63.51

Humillación y explotación de Pinky en la TV Pública

El programa homenaje se transformó en una obra maestra del horror. La palabra de Rubén Muhlberger, el médico que atendió a Pinky.

reina

Lo que sigue a continuación es testimonio directo de Rubén Muhlberger. El doctor atendió a la señora Pinky durante varios meses para recuperarla del profundo deterioro en el que estaba. Lo logró parcialmente hasta que la familia decidió suspender el tratamiento.


En simultáneo, el cuñado de Pinky negoció un programa homenaje (una especie de  tributo)  a quien fuera una de las máximas  figuras de la historia de la tele para la TV Pública.

Este programa se transformó una  obra maestra del horror. Leamos el testimonio del doctor Mullbergher antes de que yo pueda hacer el cierre de esta nota.

La palabra del doctor Rubén Muhlberger

“Me involucré con la señora Pinky para hacer un tratamiento de las mejores clínicas europeas. La idea era que pueda salir del geriátrico. Ella estaba atada a una silla de ruedas. Con el tratamiento que le di pudo salir. Lo que están haciendo ahora es mostrar un despojo humano. El único interés que tienen es que vayan famosos al programa que tiene en la TV Pública a hacer prensa. La historia es así. Hace tres semanas que dejó el tratamiento conmigo. Ya no toma los medicamentos que le indico. Todo lo que le receté para que consolidara las fracturas que tiene no lo compraron porque dicen que no tienen dinero. Hace más de un mes que ella se cae de noche y se vuelve a fracturar las vértebras. Pinky tiene cinco costillas rotas. Además tiene hematomas internos. Me han cerrado la puerta en la cara. Le conseguí tomografías y resonancias gratis por contactos que tengo en un sanatorio de zona norte. Nadie me hizo caso cuando les dije que no podía hacer este programa. Prefirieron no llevarla al consultorio. Les propuse mandarles una dotación de enfermeros a su casa y le armaba una asistencia domiciliaria. Es uso y abuso. Hice mucho por ella y me da pena. Es inhumano lo que hacen con Pinky. Esto es violar derechos humanos”.

Hace unas semanas cuando me invitaron al programa no supuse que iba a ser cómplice de un atroz espectáculo. La señora televisión era un fantasma al que manipulaban impiadosamente. No quiero entrar en detalles humillantes para cualquier ser humano. Y esa atroz manipulación salió y sale al aire ante el silencio de las autoridades  de la TV Pública. El escándalo estalló y espero que tratemos de preservar la imagen y la historia de quien fuera la “señora televisión”.

Dejá tu comentario