DOLAR
OFICIAL $164.44
COMPRA
$172.44
VENTA
BLUE $316.00
COMPRA
$320.00
VENTA

El hombre que mató al delincuente en Longchamps se tuvo que ir del barrio

Lo confirmó su hermano. También narró que la madre de uno de los ladrones es vecina y le pidió disculpas.

La inseguridad volvió a golpear la puerta de una familia pero esta vez uno de los integrantes se defendió a los tiros y mató a uno de los delincuentes. Además, dejó a otro herido. 

"Sólo Dios podrá juzgarme", dice el enorme tatuaje que Claudio Ramón Pardo lleva en la espalda. Como si la frase tuviera algo de premonitorio, este jueves Claudio quedó en libertad.

Este colocador de pisos de Longchamps se convirtió en protagonista de una escena propia de película del "far west", pero en el conurbano bonaerense, cuando salió a defender a su sobrino de un asalto.

Todo ocurrió minutos antes de las 7 de la mañana y quedó registrado por una cámara de seguridad de la casa de las víctimas.

Este viernes, 24 horas después del traumático hecho, Oscar Pardo, hermano de Claudio y padre de la víctima del asalto, confirmó que la madre de uno de los ladrones se acercó a la casa y le pidió perdón a la familia, que vive en dos plantas de una misma propiedad.

"Acá nos conocemos todos. La señora se acercó y nos ofreció disculpas por lo que había hecho su hijo. Nada de lo que pasó está bien. Claudio lo hizo para defender a mi hijo, a su sobrino. Ahora hay dos patrulleros y eso nos da tranquilidad, pero mi hermano se fue porque no sabemos lo que puede pasar cuando la policía se vaya", contó Oscar al canal de noticias TN.

En las imágenes se ve el momento en el que Ezequiel, de 27 años, se baja de su Chevrolet Onix plateado junto a su pareja embarazada de seis meses que llevaba un perro caniche en brazos, en la puerta de su casa, en Payró al 700, en Longchamps, partido de Almirante Brown.

Justo después de los dos consiguieran entrar a la propiedad y cerrar la reja, aparecieron en escena dos ladrones encapuchados. Uno de ellos sacó un arma y luego de amenazar a las víctimas, empezó a disparar. En ese momento, los jóvenes les arrojaron las llaves del auto a los asaltantes y un celular.

En la casa de arriba estaba Claudio, tío de Ezequiel, que oyó los disparos e inmediatamente se levantó de la cama y sacó del ropero su pistola Taurus 9 milímetros. El hombre se asomó por la puerta y vio a los ladrones intentando arrancar el Onix y comenzó a tirarles.

Como no pudieron poner en marcha el auto, los delincuentes intentaron escapar corriendo. Pero a los 30 metros dos cayeron heridos de bala. Uno de ellos, de 17 años, recibió dos impactos y murió en el lugar. Su cómplice, de 18, recibió un disparo en una pierna y fue detenido minutos después por la Policía a la vuelta, en Quintana al 2000.

Tanto el ladrón muerto como el detenido, que está internado en el Hospital Lucio Meléndez de Adrogué, tenían antecedentes. El fallecido estaba imputado por dos robos en el Departamento Judicial de Lomas de Zamora, uno bajo la modalidad de "escruche" y otro a mano armada.

En tanto, el herido fue identificado como Patricio Ariel González (18) y tiene en su haber dos causas por robo y amenazas. Para los investigadores, los ladrones venían de cometer otro robo, ya que en la mochila de uno de los delincuentes encontraron un recibo de sueldo a nombre de una mujer. La Policía rastreó a esa persona y contó que esa mañana había sido asaltada.

Por el episodio, Claudio fue trasladado a la comisaría en calidad de demorado. Pero pocas horas después quedó en libertad ya que el fiscal Pablo Rossi consideró que actuó en "legítima defensa". No obstante, fuentes judiciales señalaron a Clarín que seguirá siendo investigado por "homicidio".

El hombre se dedica a la colocación y plastificado de pisos de parquet. Fanático de River y padre de cinco hijos, "El Pela" o "Pollo", como lo apodan, tiene legítima portación de arma de fuego. 

Pardo, seguidor de la banda de rock La Beriso y amante de los tatuajes, practica tiro. En el video de la cámara de seguridad que registró la secuencia, esto quedó claro por la postura que adoptó para disparar.

En total, "El Pela" realizó seis disparos. Su pistola quedó secuestrada para ser peritada. Pero el arma de los asaltantes aún no apareció. Se cree que se la llevó un tercer cómplice que todavía era buscado por la Policía. En tanto, los investigadores creen que del robo pudo haber participado un cuarto asaltante que hacía de campana.

Una de sus hijas, Camila, habló este jueves con la prensa y describió la situación que atraviesa la familia. "Es horrible, dificil, vivir así, en esta sociedad que el chorro tiene más derechos que vos", sostuvo. "Te matan y ellos quedan libres; y vos te defendés y vas preso y no sabés cuándo vas a salir", se quejó, aunque su padre quedó en libertad.

En su Facebook, el tirador había compartido recientemente un mensaje: "Prefiero a un policía o a un militar pidiéndome los documentos que a un chorro pidiéndome la billetera".

El caso es investigado por la comisaría 4° de Longchamps, que intentaba identificar al ladrón fallecido y localizar a los otros dos cómplices. Además de la cámara de seguridad de la casa de Ezequiel, el hecho quedó registrado por otras dos cámaras de la cuadra.

Dejá tu comentario