DOLAR
OFICIAL $98.11
COMPRA
$104.11
VENTA
BLUE $182.00
COMPRA
$185.00
VENTA

El cruce entre un profesor y una actriz sobre por qué a escuela enseña cada vez peor

Un interesante debate que deja al descubierto que estos tópicos también surgen en otros países.

En momentos de paro docente, suspensión del comienzo de clases de acuerdo al calendario oficial y los últimos resultados de las evaluaciones, surgió un video de la televisión española en la que el tema de debate giró en torno al "facilismo educativo que se ha ido instalando al ritmo de las nuevas teorías educativas".

Eva Hache es una actriz y presentadora de televisión de España que, invitada al programa de entrevistas Chester in Love que conduce Risto Mejide, en la televisión española.


Hache comenzó exponiendo "que la educación debe desarrollar el espíritu crítico, formar adultos que se rebelen contra el sistema, etcétera. "Queremos que los adultos no sean sumisos -argumentaba Eva Hache-, que sean originales, que luchen por sus derechos, en cambio a los niños les estamos enseñando que tienen que hacer lo que les digan... ¿Cómo puedes esperar que luego sean adultos capaces de rebelarse ante una injusticia, capaces de pensar por sí mismos? Estamos creando esclavos".

Así, el conductor del programa pidió la opinión de un profesor que estaba entre la audiencia, Ricardo Moreno, quien fue directo al grano: "Yo creo que nuestro sistema educativo se basa en el engaño, porque nunca habla ni del esfuerzo, ni del trabajo, ni del conocimiento.

"Lo envuelven en destrezas, espíritu crítico, creatividad; pero el espíritu crítico sin conocimiento es charlatanería. Un fanático es un ignorante lleno de espíritu crítico, no hay obra de arte que no tenga dedicadas muchas horas de estudio y conocimiento y al conocimiento se llega con el esfuerzo y con el ejercicio de la memoria, tan denostada hoy (...). Lo importante es estar motivado, estar contentos, ser felices, y (los alumnos) se lo creen (...) pero los están engañando", resaltó Moreno quien fue profesor de matemática.

Contó a continuación que él les preguntaba a sus alumnos a modo de ejemplo, quién les hacía la comida: "¿Tu madre? ¿Todos los días o sólo cuando está motivada para hacerlo? Pues tú tienes que hacer la tarea todos los días estés motivado o no. Primero tienes que aprender por obligación, luego le cogerás gusto; yo la asignatura que me llevé fue matemáticas. A fuerza de estudiarla sin ganas, terminé cogiéndole el gusto".