DOLAR
OFICIAL $117.39
COMPRA
$123.39
VENTA
BLUE $204.50
COMPRA
$207.50
VENTA

Caso Madeleine McCann: los investigadores hallaron “pruebas impactantes” y aseguraron que saben quién es el asesino de la niña

Maddie tenía tres años cuando desapareció en 2007 en Praia Da Luz, en Portugal. 


En el marco del enigmático caso Madeleine McCann, los investigadores están 100% seguros de que hallaron al asesino de la menor. En las últimas horas revelaron que existen pruebas "impactantes" que, según afirman, permitirán imputar al pedófilo Christian Brueckner.

Las autoridades alemanas creen que Brueckner secuestró y asesinó a Maddie, de tres años, que desapareció del departamento de vacaciones de su familia en Portugal en 2007.

A pesar de que todas las sospechas están dirigidas hacia este hombre, que acumula un extenso prontuario, todavía no fue acusado de ningún delito relacionado a este caso, que desde hace años tiene en vilo al Reino Unido.

De acuerdo al diario británico The Sun el equipo de documentalistas del canal Sat.1 -formado por ex-investigadores, además de periodistas- asegura tener “muchas nuevas pistas e indicios” de que Brueckner estaba detrás del rapto de la pequeña niña británica cuyo caso llamó la atención de todo el planeta. El alemán estaba en Praia da Luz, Algarve, Portugal, muy cerca de la locación donde desapareció la niña aquella noche, de acuerdo a los investigadores.

Juliane Ebling, editor en jefe, dijo que “la triste historia de Madeleine McCann es una historia que tiene muchos capítulos alemanes. El caso se está juzgando en el Tribunal Regional de Braunschweig, ya que el alemán Christian Brueckner es el principal sospechoso. En su entorno hay muchas mujeres y hombres alemanes que pueden describir detalles individuales en torno al crimen”.

“Jutta Rabe -la periodista alemana de larga trayectoria y responsable del documental- investigó en los últimos meses material impactante en Alemania, Portugal e Inglaterra, que incrimina fuertemente a Christian Brueckner.”, agregó Ebling. 

Según declaraciones del fiscal Wolters realizadas en 2021 a The Mirror, el sospechoso la secuestró y asesinó. Afirman estar "cien por cien seguros" según varias pruebas que no dejan lugar a otra conclusión, pese a que no tienen ni el cuerpo ni ADN. "Pero no se trata solo de acusarlo, queremos acusarlo con la mejor calidad de evidencias posible", explica al diario inglés. Y agrega: "Cuando todavía tenemos preguntas, sería una tontería cargar en lugar de esperar las respuestas que podrían fortalecer nuestra posición". 

Mientras, esperan terminar la investigación. Quieren usar este tiempo para lograr todas las pruebas posibles y entonces presentar cargos. “Por eso dijimos que investigaremos siempre que haya pistas o información que podamos buscar. No digo que lo que tenemos ahora sea insuficiente. Pero está en prisión, así que no tenemos esta presión sobre nosotros. Tenemos tiempo en nuestras manos ", defendió el fiscal.

Brueckner cumple condena por la violación de una norteamericana de más de 70 años. También se lo investiga por la violación en Algarve en 2004 de una mujer irlandesa y por exhibicionismo con menores.

Una de las evidencias que se están investigando es una "confesión" que Brueckner le hizo a un amigo. También un análisis telefónico que muestra que estaba en el Ocean Club en el que se encontraba la niña cuando desapareció.

El hombre de 43 años, que fue extraditado de Italia a Alemania en 2018 por una orden de arresto por tráfico de drogas, actualmente cumple una condena de 21 meses en la ciudad alemana de Kiel.

En 2020, los fiscales le enviaron una carta a los padres de Madeleine, Kate y Gerry McCann, diciendo que tenían pruebas de que estaba muerta, una afirmación disputada por la Policía Metropolitana.

Brueckner vivía en una casa rodante cerca de Praia da Luz en Portugal cuando Madeleine desapareció en 2007. La policía supo por primera vez que era sospechoso en 2017, pero no lo nombró públicamente hasta junio pasado.

Brueckner niega estar involucrado en su desaparición y se negó a hablar con la policía.

La historia del caso
Madeleine desapareció la noche del 3 de mayo de 2007 de la habitación en la que dormía con sus hermanos Amelie y Sean, apenas bebés.

Sus padres, Kate y Gerry McCann, cenaban con unos amigos en un restaurante del complejo y aseguraron a la Policía que se turnaban para vigilar a sus hijos. En una de esas visitas, se descubrió que Maddie ya no estaba.

Tras más de una década de búsquedas sin resultados, las autoridades británicas, portuguesas y alemanas anunciaron que contaban con este nuevo sospechoso, un alemán que vivió en Algarve entre 1995 y 2007.

Christian Brueckner tiene un prontuario tanto por delitos de tráfico de drogas y robos como por agresiones sexuales a menores, violación y lesiones físicas.

La hipótesis de los investigadores alemanes, confirmada en las últimas horas por el fiscal Wolters,  es que la nena británica que desapareció hace 14 años, cuando tenía 3 años y estaba de vacaciones con sus padres en Portugal, está muerta.

Dejá tu comentario