DOLAR
OFICIAL $145.89
COMPRA
$153.89
VENTA
BLUE $286.00
COMPRA
$290.00
VENTA

Argentina estirará los plazos para pagarle al Club de París

La Argentina estirará los plazos para avanzar en la regularización de la deuda por 6.700 millones de dólares que tiene con el Club de París, en un marco de liquidez local y desinterés oficial por contraer nuevos créditos en el exterior y, más aún, tener que hablar con el FMI.

La estrategia fue dejada en clara por el propio ministro de Economía, Amado Boudou, en una rueda de prensa durante su visita a una cava privada en la localidad bonaerense de Tandil.

En diálogo con la prensa, el funcionario dijo que a los tiempos para encarar una negociación con el Club de París "lo vamos a seguir estirando para tomar la decisión cuando consideremos que sea el mejor momento para la Argentina".

El pasivo que el país alcanza con ese grupo de 19 países alcanza los 6.706 millones de dólares -más intereses- y es técnicamente la única deuda en default de la Argentina después del canje de deuda encarado este año.

Entre los países que conforman el grupo se encuentran Alemania, los Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Noruega, Rusia y Suiza, que serían los que más dura posición tienen contra la deuda que posee la Argentina.

El Club tiene una cláusula en su estatuto que exige el monitoreo del FMI de cualquier negociación que se realice, como en este caso con la Argentina para la cancelación de su deuda, cuestión que el gobierno de Cristina Kirchner rechaza.

Una de las pocas posibilidades que el país tiene para no tener que enfrentarse al Fondo Monetario sería el pago en efectivo, una decisión que está muy lejos de ser tomada por la administración kirchnerista después del conflicto por el uso de reservas. "Vamos a seguir oteando la situación, podemos estirar un poco más. En la Argentina hay una circunstancia novedosa, y es que no corremos como locos a pedir plata prestada al mundo", dijo Boudou a la prensa tras un almuerzo con empresarios en Tandil.

En septiembre de 2008, la jefa de Estado había sorprendido al mundo económico al anunciar que su administración avanzaría hacia la cancelación de la millonaria deuda con el Club de París, como pedían los empresarios y aconsejaban los expertos desde hace años.

La mandataria había ordenado usar reservas internacionales del Banco Central para cancelar débitos por 6.706 millones de dólares en mora desde 2001 con el organismo formado por 19 naciones desarrolladas. Pero con la explosión de la crisis financiera mundial, el Gobierno decidió dejar en suspenso la cancelación de la deuda con la entidad y ahora asegura que no tiene en vista retomar la iniciativa en el corto plazo.

Por otra parte, Boudou dijo que la relación con el Banco Central funciona con "mucha armonía, a diferencia de lo que pasó en el verano pasado", cuando el entonces presidente de la entidad Martín Redrado se había negado a girar reservas al Ejecutivo para pagar deuda. "Ahora trabajamos en forma coordinada, hemos pagado cuatro mil millones de dólares a tenedores de bonos de la deuda externa y las reservas están arriba de los 50.000 millones", afirmó el funcionario.