DOLAR
OFICIAL $98.88
COMPRA
$104.88
VENTA
BLUE $186.00
COMPRA
$189.00
VENTA

Afganistán y el horror en las plazas públicas: los talibanes volvieron a colgar cadáveres

Fue en la ciudad de Herat. Allí exhibieron los cuerpos de cuatro presuntos secuestradores. IMÁGENES QUE PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD.


En Afganistán el horror no para desde la llegada de los talibanes al poder. Este sábado, volvieron a colgar cadáveres en las plazas públicas en la ciudad de Herat, en el oeste de ese país de medio oriente. 

El macabro episodio representa un mensaje intimidatorio para quien viole las leyes en Afganistán. Algunas imágenes difundidas en las redes sociales muestran el cuerpo de una de estas personas, ensangrentado, colgando de una grúa en una de las principales rotondas de la ciudad con un cartel en el pecho en el que se lee: “Quien lleve a cabo un secuestro correrá la misma suerte”. Ya que, según los talibanes, se trata de cuatro secuestradores.

Los cuatro secuestradores murieron en un enfrentamiento con las fuerzas talibanes el sábado por la mañana en la ciudad de Herat y después de ello sus cadáveres fueron atados y colgados en diferentes puntos de la ciudad.

herat taliban

Según la versión de los talibanes, los hombres habían secuestrado a un cambista y a su hijo y los mantenían cautivo en una casa de la ciudad. Poco después de que se hiciera la denuncia, las fuerzas de inteligencia de los talibanes comenzaron la búsqueda y rápidamente dieron con el paradero de los secuestradores.

Cuando los talibanes llegaron e intentaron rescatar a las personas secuestradas, los delincuentes abrieron fuego. “Finalmente se desató un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y ellos. En el enfrentamiento, los cuatro secuestradores fueron abatidos en el lugar en pocos minutos”, dijo una fuente a la agencia de noticias EFE.

En los últimos días, uno de los líderes talibanes, el mulá Nooruddin Turabi, anunció el regreso de las ejecuciones y las amputaciones de manos, aunque ayer el Gobierno talibán negó haber fijado una posición sobre la restauración de castigos extremos.

herat taliban

Los brutales castigos como el ahorcamiento, las amputaciones, la lapidación, y los latigazos, fueron sanciones comunes durante el primer gobierno los talibanes en 1996-2001. Durante este periodo, los islamistas radicales colgaban en público, casi a diario, cuerpos de criminales en Kabul o alguna provincia del país.

Desde que los talibanes tomaron la capital el 15 de agosto y se quedaron con el control del país, tanto los afganos como la comunidad internacional temen que repitan su duro gobierno de la anterior etapa. Ya prohibieron a las mujeres hacer deporte, reemplazaron el Ministerio de la Mujer por el de Prevención del Vicio y torturaron a periodistas. La BBC también obtuvo videos que muestran que ejecutaron a civiles en la provincia de Panjshir, donde aún encuentran resistencia.

Los líderes del grupo siguen aferrados a una visión del mundo profundamente conservadora, aunque adoptaron algunos cambios tecnológicos como el video y los celulares.

Dejá tu comentario