DOLAR
OFICIAL $61.64
COMPRA
$66.64
VENTA
BLUE $78.50
COMPRA
$83.50
VENTA

Un condenado con salidas transitorias: secuestró, violó y mató a una nena

Un delincuente que gozaba de salidas trasitorias de las que nunca volvió, fue detenido por la policía, acusado de secuestrar, violar y asesinar a Yasmine Chacoma, en Comodoro Rivadavia, el año pasado.

El acusado, identificado como Miguel Angel Paillalaf, fue capturado en Puerto Madryn.

A Yasmine Chacoma la mataron en setiembre del año pasado. Luego una prueba genética determinó que el asesino tenía antecedentes.

Se trataba de Paillalaf, quien en 2005, en Trelew, violó a dos menores varones, por lo que lo habían condenado a 9 años de prisión.

Pero en marzo de 2013 fue beneficiado con las denominadas "salidas transitorias" por el juez de garantías de Trelew Fabio Monti.

De una de esas salidas no regresó nunca. Y por eso fue declarado en rebeldía y tenía pedido de captura.

Pero no lo encontraron y en setiembre de 2013, volvió a violar, sólo que esta vez también mató a su víctima en un descampado de Comodoro Rivadavia: la pequeña Yasmín, de 11 años, cuyo asesinato conmovió a la provincia.

Para la identificación del sujeto, que tiene 40 años, fue clave el trabajo del equipo Interdisciplinario de la Procuración General. La preservación del lugar y las muestras encontradas resultaron determinantes.

Yasmín Chacoma desapareció el 14 de setiembre cuando salía de un supermercado ubicado frente a su casa, en las 1.008 viviendas de Comodoro Rivadavia.

Eran las 21.30 cuando una cámara de seguridad la ubicó caminando detrás de un hombre rumbo al descampado donde se encuentra la antena de LU4 Radio Nacional.

El cuerpo de la nena fue encontrado a las 14 del lunes 16. La habían violado y estrangulado. El crimen conmovió a la ciudad petrolera y por eso se realizó una multitudinaria marcha pidiendo justicia.

A partir del crimen comenzaron la búsqueda del culpable. Los trabajos científicos hallaron muestras de ADN en un bolso, la soga con la cual la estrangularon y en el semen hallado en el cuerpo de la nena.

Las muestras fueron enviadas al Cenpat donde se completó el trabajo. Después las compararon con los ADN que se encuentran en el registro genético de violadores de la provincia. Y coincidían con el de un sujeto que debería estar cumpliendo una condena de 9 años.

Existen coincidencias entre el crimen de Yasmin, y los ataques anteriores. Otra de las víctimas, un chico de 15 años, también fue atacada cuando salía de un supermercado.

La otra víctima, otro adolescente, fue sorprendida mientras corría por la calle Ameghino. También son coincidentes los horarios: entre las 21 y las 22. Y el último dato da escalofrío: las dos violaciones de 2005 fueron en el mes de setiembre. La primera el día 4. Y la otra, el 15. El mismo mes que Yasmín.

Por esos hechos, el hombre fue condenado a 9 años de prisión. La condena quedó firme en diciembre de 2006 ya que había sido apelada por la defensa.

El asesino cumplió parte de la condena en la Alcaldía de Trelew. Pero después fue trasladado a la seccional tercera, donde suelen ser alojados los condenados por violación. En marzo de 2013, el juez Fabio Monti le dio el beneficio de la excarcelación por supuesta "buena conducta". En la audiencia, la fiscalía se opuso ya que para que los violadores tengan ese beneficio se deben dar algunos pasos con los cuales no se habría cumplido.

En mayo de 2013, el condenado no volvió de su salida. Y fue declarado "en rebeldía" por lo cual tenía pedido de captura. Hay un detalle que no se puede soslayar: si no hubiera sido beneficiado con las salidas transitorias, el hombre debería haber estado preso el día que violó y mató a Yasmín.

Pero las violaciones no son los únicos antecedentes: ya en 1999 había sido condenado a seis años de prisión por un robo y por ser reincidente. Se cree que antes había sido autor de un crimen. Cumplió su condena en la Unidad 14 de Esquel, dependiente del Servicio Penitenciario Federal, una cárcel que, como se sabe, alberga a reclusos de poca peligrosidad que además gozan de algunos beneficios. Por ejemplo, hay un grupo que sale a barrer las calles de la ciudad en las postrimerías de sus condenas como parte de un programa para adaptarlos a la vida en libertad.

De la Unidad 14, donde tenía el prontuario 70.318, salió en libertad a mediados de 2005 tras cumplir toda la condena. Unos meses después violó a los chicos.

El detenido había abusado de un menor que secuestró en la calle Ameghino. Fue el 4 de setiembre de 2005. Tras interceptarlo, lo tomó por detrás y le tapó la boca. Lo amenazó con pegarle un tiro y golpearlo. Lo llevó hasta un descampado. Le puso el codo en el cuello y le bajó los pantalones. No lo penetró pero consumó su eyaculación. Fue en ese momento de debilidad cuando el menor logró escapar. El chico tenía 13 años.

El otro hecho fue el 15 de setiembre. El menor, de 15 años, salía de la sucursal de un supermercado en la Avenida La Plata de Trelew. El sujeto se le acercó y lo tomó del brazo en forma violenta. También lo obligó a ir a un descampado cerca del barrio Los Aromos. Allí le bajó los pantalones y lo accedió carnalmente.