DOLAR
OFICIAL $97.58
COMPRA
$103.58
VENTA
BLUE $183.00
COMPRA
$186.00
VENTA

Se apagaron las luces de todo el mundo y se encendió el planeta por una buena causa

Ciudades de todo el mundo quedaron a oscuras por "La Hora del Planeta".

Fueron alrededor de 7 mil las zonas urbanas que se prendieron a la iniciativa ecológica que se inicio en 2007 en Australia, con el objetivo de concientizar sobre el derroche de energía y el cambio climático.

"La Hora del Planeta" comenzó ayer en Oceanía, continuó en Asia, África, Europa y finalmente América. Millones de luces se apagaron desde las 20.30 por una hora, hasta los edificios más emblemáticos se unieron a la cruzada por el medioambiente.

La iniciativa fue promovida por el Fondo Mundial para la Naturaleza WWF, así en Sidney, donde nació, la famosa Casa de la Òpera y el Puente del Puerto quedaron a oscuras. Además, se adhirieron todo tipo de edificaciones desde plazas, edificios públicos, rascacielos, centros comerciales, mercados y tiendas.

En India los monumentos más importantes se sumaron, en Nueva Delhi, el Fuerte Rojo o la Tumba de Humayun, quedaron a oscuras y en Bombay la convocatoria tuvo más adeptos que en la capital del país, y hasta lo apoyaron los actores de Bollywood.

La Gran Muralla china por quinto año se unió junto a los edificios coloniales del centro de Shanghái a la movida ecológica que también provoco un apagón en el Estadio del Nido y el puente del río Yangtsé, en Wuhan, lo que sorprendió a los turistas que paseaban por allí. En la ciudad china de Pekín es uno de los lugares en donde se registraron índices récord de contaminación atmosférica.

En la capital de Japón se ha apagado Torre de Tokio. Mientras que en Europa, Berlín con una temperatura de menos 10 grados la gente acudió a la Puerta de Brandeburgo para presenciar en vivo. En España el lugar de concentración fue frente al Palacio Real de Madrid, en la Plaza de Oriente. Italia estuvo a oscuras el Coliseo de Roma y en Grecia el Partenón. A pesar de que los principales monumentos se acoplaron faltó un de las estrellas europeas: la Torre Eiffel que por razones de seguridad para los turistas no se sumó.

Entre los 152 países que participaron también quedó a oscuras el Estado del Vaticano precedido por el papa argentino.