DOLAR
OFICIAL $65.22
COMPRA
$70.22
VENTA
BLUE $118.00
COMPRA
$128.00
VENTA

Renunció el Papa: para su hermano, no es tiempo de un pontífice negro

Georg Ratzinger, pariente de Benedicto XVI, desmintió las versiones de "complot" sobre la abdicación de la máxima figura de la Iglesia Católica.

La sorpresiva abdicación del Papa Benedicto XVI sacudió a la religión católica y también a los medios de comunicación, y no faltaron los rumores de un posible "complot" para que el Santo Padre abandonase el trono de San Pedro. Sin embargo, su hermano Georg Ratzinger negó dichas acusaciones y dejó una polémica frase sobre el sucesor del su santidad.

"La teoría del complot contra Benedicto XVI es simplemente absurda", dijo el hermano del Papa, Georg Ratzinger, de 89 años, a la agencia italiana de noticias ANSA.

Sin embargo, Ratzinger admitió que Benedicto XVI "ha estado preocupado por las revelaciones sobre sus papeles privados", conocido como el escándalo de Vatileaks, por "la traición" de su secretario Paolo Gabriele, por "el clima de veneno y los escándalos que pasaron por la Iglesia en los últimos años", admitió el presbítero,

"Sí, todo esto lo ha desilusionado y lo ha puesto a prueba pero también ha visualizado las cosas muy positivas de nuestra Iglesia. Esos eventos no han tenido ningún papel en su decisión de abandonar. Eso sólo se adquiere en la base de un razonamiento objetivo", sostuvo Ratzinger.

Pero la apreciación más polémica del hermano de Benedicto XVI al considerar que es "posible" la elección de un italiano porque "son muchas las personalidades capaces entre los cardenales italianos". Y desechó la posibilidad de "un papa negro en estos momentos", aunque matizó con que hay cardenales africanos "que también son capaces".

Aunque Ratzinger admitió que "he estado informado y estuve al corriente desde hace meses, a partir de una visita a Roma",  no reveló cuál fue el momento clave en que Benedicto XVI decidió su renuncia.

"Por supuesto ha sido una decisión difícil, como todas las que se refieren al contenido de toda una vida. Cuando te haces mayor, tu vida cambia. No hay más capacidad de la juventud, y la del Papa es una tarea que requiere que usted esté en la plenitud de su fuerza, para poder hacer frente a los problemas. Las fuerzas del Papa, sin embargo, son un poco menos todos los días", afirmó.