DOLAR
OFICIAL $75.13
COMPRA
$80.13
VENTA
BLUE $139.00
COMPRA
$145.00
VENTA

¿Por qué las empresas multinacionales se van del país en medio de la pandemia?

Falabella y Walmart buscan una salida en medio del impacto del COVID-19 en el consumo. Las compañías ligadas al turismo fueron las más golpeadas por las restricciones.

El estancamiento económico que acumula una década, los últimos tres años de recesión agravados por la pandemia, la falta de una perspectiva de rentabilidad a futuro y la maraña de regulaciones del comercio exterior y cambiarias hicieron que un grupo de empresas internacionales decidieran terminar sus operaciones en la Argentina en los últimos meses. Falabella, del grupo chileno CMR, fue la última en anunciar su salida, pero muchas otras firmas lo hicieron este año o analizan cómo proyectar su plan de negocios en el país.

El golpe que provocó el coronavirus en la actividad económica fue global y algunos sectores en particular sufrieron especialmente el impacto. El rubro turístico, por ejemplo, se anota ese listado. Unas cuatro aerolíneas -comenzando por Latam- anunciaron que no operarán más en la Argentina. El Gobierno todavía no habilitó los vuelos de cabotaje y las aerolíneas low cost esperan una respuesta para poder retomar actividades, que interrumpieron en marzo.

El consumo masivo tuvo una caída sostenida en los últimos años como consecuencia de la recesión, el salto inflacionario y el desplome en el poder de compra de los salarios. El anuncio de cierre de Falabella y la iniciativa de Walmart de buscar un socio para poder seguir funcionando responden a esa coyuntura.

La empresa de origen chileno anunció que cerrará cuatro de sus locales en la Argentina y comunicó que está en busca de un “socio estratégico”. La firma chilena le otorgó un mandato de venta al banco de inversión Columbus Merchant Banking para que le encuentre un comprador a todos sus negocios locales, que incluyen sus tiendas, la cadena Sodimac y la tarjeta CMR.

Por otra parte, explicaron que “la pandemia aceleró el proceso de digitalización del retail y ha afectado sus resultados”. Por lo que detallaron que, para adaptarse a esta nueva tendencia y hacer sustentable la operación en el tiempo, “Falabella y Sodimac han determinado cerrar cuatro de sus tiendas en Buenos Aires” en los próximos meses.

Además de la crisis económica que atraviesa el país, que se agravó por los cierres de los comercios impuestos para evitar la propagación de la pandemia de coronavirus, la firma chilena se vio afectada por las restricciones a las importaciones, algo fundamental para ellos, ya que la mayor parte de la mercadería que comercializan en el país es adquirida en el exterior.

Las dificultades estructurales que presenta la Argentina para la inversión terminan pesando más en una decisión de una empresa como su cierre o su achique. Así lo asegura el empresario y dirigente de la Confederación de la Mediana Empresa (CAME) Pedro Cascales.

“La caída de la actividad que arrastra la economía argentina desde hace años -en especial los dos últimos-, sumado a la crisis que produjo la pandemia y el aislamiento, generan un escenario de por sí adverso. A eso hay que agregar la alta presión impositiva, dificultades de acceso a financiación a tasas convenientes y obstáculos operativos vinculadas al comercio exterior. Todos esos son ingredientes que a la hora de concentración de negocios a nivel mundial -en un mundo globalizado- inciden en las decisiones de retirarse del mercado argentino”, dijo a TN.

Para la economista María Castiglioni Cotter, directora de C&T Asesores Económicos, “cuando una empresa toma decisiones ya sea agrandarse o achicarse no es solo influenciada por el cortísimo plazo, menos en empresas de gran envergadura". La pandemia genera replanteos más profundos en algunos negocios. Falabella o Sodimac, por ejemplo, son casos de compañías con espacios de costo fijo y mano de obra muy caros y son cuestiones que están puestas en tela de juicio no solo acá sino en todo el mundo”, apuntó.

Un elemento que también pesa a la hora de tomar decisiones es la perspectiva a futuro. “Lo más importante tiene que ver con el futuro y las expectativas. No es solo la recesión, porque si hay expectativa de futuro una empresa puede aguantar. Además no solo hay trabas en el mercado de divisas, sino en el laboral y en términos impositivos”, concluyó Castiglioni Cotter.

Por su lado, Daniel Funes de Rioja, directivo de la Unión Industrial Argentina (UIA), lo explica con su teoría de las tres "C". “Desde mi punto de vista hay tres cuestiones. La certidumbre, pues el Covid-19 ha agregado elementos de imprevisibilidad que requieren por parte del inversor que a ello no se sume falta de certeza y políticas de largo plazo en el lugar donde espera invertir”, dijo ante este medio.

“El segundo es confianza, el respeto al Estado de derecho y a tener seguridad jurídica en cuanto a la iniciativa privada y a la separación e independencia de los poderes. Finalmente, la capacidad de concertar y respetar políticas de Estado que den un horizonte temporal más allá de las lógicas alternancias de la vida política. En definitiva, certidumbre, confianza y concertación son las tres 'C' que permiten decidir al respecto. Asumiendo que sin ello, los problemas estructurales no pueden ser identificados, abordados y resueltos”, completó Funes de Rioja.

El listado de empresas que se van del país

Walmart

Walmart, la cadena de supermercados más grande del mundo, también le entregó un mandato de venta de su filial en la Argentina al Citibank, para que busque un socio o comprador para sus operaciones locales.

Falabella

Cerrará cuatro locales y también buscará un socio para reducir su exposición en el mercado argentino. La firma informó que las tiendas que cerrarán son dos Sodimac ubicados en Villa Tesei y Malvinas Argentinas, y dos Falabella (Florida 343 y Tortugas Open Mall).

Latam

La aerolínea chilena dejó de operar vuelos de cabotaje en la Argentina pero seguirá vendiendo boletos internacionales desde y hacia el país, aunque los gestionará desde filiales del exterior. Latam arrastraba una crisis económica en la región que se agravó durante la pandemia de coronavirus. Presentó un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) ante el Ministerio de Trabajo para discutir cómo desvincular a sus 1700 empleados pero el Gobierno lo rechazó.

Norwegian

La aerolínea Norwegian Airlines vendió en diciembre la operación de sus rutas nacionales a su competidora JetSmart, que también absorbió a su planta de empleados. La compañía noruega, así, dejó de volar a destinos nacionales bajo la modalidad low cost pero mantendrá vigente la ruta Buenos Aires-Londres.

Pierre Fabre

El laboratorio francés anunció a mediados de julio la venta de su planta de principios activos farmacéuticos, ubicada en la provincia de Buenos Aires, al laboratorio argentino Sidus. La sede está especializada en la producción de un principio activo de origen animal utilizado en la composición de medicamentos contra la artrosis.

Saint-Gobain Sekurit

La autopartista francesa Saint Gobain Sekurit cerró su fábrica de parabrisas y mudó su producción a Brasil. La compañía acordó el retiro voluntario de sus 150 empleados y cerró su planta de la localidad de Campana, Buenos Aires. No será una salida completa del país ya que la firma mantendrá en funcionamiento su planta de Tortuguitas.

Axalta

La compañía estadounidense -líder en pintura decorativa e industrial- informó su salida de la Argentina “debido a la situación económica actual del país y el impacto global causado por COVID-19”. “Conforme la crisis evolucionó, Axalta tomó acciones inmediatas para enfrentar este impacto; sin embargo, estas medidas no fueron suficientes”, señaló en un comunicado la firma estadounidense.

Basf

La empresa química alemana explicó a sus accionistas que realizará un “cambio de estrategia” y decidió el traslado de la producción de pinturas automotrices de su planta ubicada en Tortuguitas, en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas, a la planta Demarichi, en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, en Brasil.

Dejá tu comentario