DOLAR
OFICIAL $187.80
COMPRA
$196.80
VENTA
BLUE $371.00
COMPRA
$375.00
VENTA

Papa Francisco: los elogios de Aníbal Fernández para el Sumo Pontífice

A través de su blog, el senador kirchnerista destacó que "es bueno para la Argentina que uno de los nuestros sea coronado Papa". Y agregó: "Quizás traiga un viento nuevo".

Algunos sectores del kirchnerismo vinculados a las organizaciones de Derechos Humanos cuestionaron al Papa Francisco, pero el senador Aníbal Fernández optó por despegarse de las críticas y celebró la unción de Jorge Bergoglio.

"Un Papa seguramente mejor que muchos otros Papas. Y además, argentino. No estoy diciendo que todos deberían estar orgullosos por esto. Digo que este jesuita, este sudamericano que abrazó la Doctrina Social de la Iglesia y seguramente abrevó en Conducción política, quizás traiga un viento nuevo que va a ventilar los oscuros y cargados claustros clericales. Y que eso sería bueno para la Iglesia Universal, para el mundo y para la Argentina", destacó el senador en su blog. 

En el artículo publicado en su blog, el ex jefe de Gabinete destacó que el sumo pontífice "será un príncipe de la Iglesia con una extraordinaria capacidad de hacer política, abonando en la medida en que su investidura lo haga posible, la opción por los pobres".

"Estas cuestiones me llevan a decir que es bueno para la Argentina que uno de los nuestros -y lo digo desde muchos costados- sea coronado Papa. Ya lo es porque nuestro país está en los titulares de los grandes medios del mundo y muchos, muchísimos católicos del mundo van a conocer dónde queda Argentina porque es la patria del Papa", indicó Aníbal Fernández.

"Solía decir Juan Perón: 'Hay que poner a andar el carro para que se acomoden los melones'. Casi parafraseándolo, el Papa Francisco, en su primera misa, pidió 'caminar junto a Cristo y edificar la Iglesia'. 'Nuestra vida es un camino, y cuando nos paramos la cosa no va', subrayó como para aclarar el concepto. Todos deberíamos atender a esas palabras. Y echar a andar. El resto es especulación, operación mediática, devoción o inquina extremas y una mala lectura de la situación. Habemus Papam Nostrum... Y eso no es poco", concluyó.