DOLAR
OFICIAL $97.58
COMPRA
$103.58
VENTA
BLUE $183.00
COMPRA
$186.00
VENTA

Otro crimen sin sentido

Un panadero fue acribillado de dos balazos al resistirse a un robo en la puerta de su local en Malvinas Argentinas. Testigos cuentan que los ladrones le apoyaron "el arma en la panza" para exigirle "la plata" y amenazaron a la hija. La inseguridad, a la orden del día.

Un panadero fue asesinado de dos tiros al resistirse a un asalto en la puerta de su

comercio, en el partido de Malvinas Argentinas, y por el crimen hay un sospechoso identificado, informaron fuentes policiales.

 

Todo ocurrió ayer, alrededor de las 17, frente a la panadería "San Antonio", situada en la calle Yatasto y Brasil, en el límite entre las localidades de Tortuguitas y Grand Bourg, en ese partido de la zona noroeste del conurbano.

 

Fuentes policiales informaron que allí se encontraba Miguel Martínez, quien hacía los repartos de la panadería en su camioneta y fue abordado por un delincuente armado que se movilizaba en moto junto a un cómplice.

 

El ladrón amenazó al panadero y como su víctima no tenía dinero le quiso sustraer su vehículo pero ésta aparentemente se resistió, dijeron los informantes.

 

En ese momento se originó un forcejeo entre ambos hombres, en medio del cual, Martínez recibió dos balazos que lo dejaron malherido cuentan testigos.

 

Los "motochorros" se fugaron sin robar, mientras que la víctima fue auxiliada por un remisero de ese barrio Los Angeles que lo trasladó hasta un centro asistencial de Escobar donde murió.

 

En tanto, y a partir de los datos aportados por testigos del hecho, el personal policial identificó al sindicado asesino como un menor de edad que esta noche era intensamente buscado.

 

Por su parte, una vecina contó a la prensa que unos 15 minutos antes del crimen ella caminaba por el barrio junto a su hija de 13 años cuando fueron asaltadas por dos "motochorros".

 

Según la mujer, el que conducía llevaba casco y el otro, a cara descubierta le apoyó "el arma en la panza" para exigirle "la plata" y también amenazó a su hija, a la que le sustrajo el teléfono celular.

 

"Me quedé shockeada y encima no podía gritar porque en esas calles no pasa mucha gente", relató la vecina asaltada y dijo que ya declaró en la comisaría sobre lo sucedido.

 

Respecto de quien le robó a su hija, la mujer señaló: "Estaba vestido igual que como declaran (los testigos sobre lo ocurrido) en la panadería".

 

"Coincide en todo, la moto, en cómo estaban vestidos, las edades, color de piel. Todo era igual", concluyó la vecina.

 

El hecho es investigado por efectivos de la comisaría de Tortuguitas, bajo órdenes de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Malvinas Argentinas en turno.