DOLAR
OFICIAL $77.89
COMPRA
$83.89
VENTA
BLUE $177.00
COMPRA
$183.00
VENTA

Obesidad en cuatro patas: la comida saludable también llegó para perros y gatos

La oferta de alimentos balanceados más livianos y verdes viene creciendo. Y también se abrió el debate sobre los animales “veganos”.

La obesidad se volvió un problema mundial que afecta a millones en todo el mundo. Pero no sólo a las personas: también los animales pueden sufrir las severas consecuencias del sobrepeso. Según un estudio del Instituto Waltham, un centro internacional de nutrición animal, el 59% de los perros y el 52% de los gatos tienen esta enfermedad. Para reducir esos índices y contentar a los dueños que se inclinan hacia las dietas saludables, crece la oferta en nutrición para mascotas. Porque ya no alcanza con tirarles un hueso. 

La empresa Mon Ami acaba de lanzar un producto balanceado que utiliza carne fresca, ingredientes human grade (de calidad para el consumo humano, aunque destinados a los perros) y "súper alimentos" como la zanahoria, espinaca, avena, arándanos, huevo, aceite de coco y de girasol.

Por su parte, Sagemüller introdujo al mercado argentino Bacán Casero, el primer alimento húmedo para perros elaborado con ingredientes naturales, con un sabor como hecho en casa, libre de saborizantes, conservantes y colorantes. Es la primera comida para mascotas del país con un envase de cartón totalmente reciclable de Tetra Pak.

También hay casos más verdes. The Green Dog  tiene productos libres de colesterol y de gluten, basados en proteína vegetal, incluyendo chía y quinoa. Y la marca Veguis produce en nuestro país un balanceado 100% vegetal al que invitan a probar "porque es más saludable, por el medio ambiente, y por justicia contra las formas de explotación y crueldad".

Dentro de esta industria -y en nuestras casas- la obesidad es un tema para ocuparse. Aparece cuando el animal ingiere más calorías de las que su organismo utiliza. Influye mucho el sedentarismo (si no sale a pasear) y el momento de la castración, cuando suelen engordar. Y una de las consecuencias más comunes es la aparición de diabetes.

Por lo general, tienden a ser obesos los perros adultos. Y es más habitual entre los animales grandes, de razas como Golden Retriever, Labrador Retriever, Collie, Bullmastiff y Rottweiler.

"Primero debemos medir el grado de obesidad o exceso de peso. En base a esto, armar un plan de alimentación dejando de lado las golosinas y aquellos bocadillos extras que solemos regalarles. Es necesario realizar un control veterinario para poder monitorear su estado físico", dice Fernanda Banegas, veterinaria de MisPichos.com.

Pero a no confundir. Poner al perro "a dieta" no es lo mismo que convertirlo en vegano o vegetariano, una inquietud en aumento entre quienes promueven estas filosofías de vida. Según las especialistas consultadas por Clarín, no es lo ideal para los perros, ni para los gatos.

"Los perros son naturalmente carnívoros. Tienen los sentidos desarrollados para cazar, dentadura adaptada para triturar huesos y carnes con facilidad, además de un sistema gastrointestinal propio para digerir estos alimentos. Por lo tanto, se debe respetar la naturaleza de cada especie", remarca Alessandra dos Santos, veterinaria de DogHero.

"Su aparato digestivo no está diseñado para consumir exclusivamente verduras o productos veganos", coincide Banegas. "Habría que hacer muchos controles médicos para evitar deficiencias que pueden provocar alteraciones gastrointestinales. No digo que no puede llevarse a cabo (una dieta vegana), pero no lo considero la mejor opción", resume.

Respecto a los gatos, Banegas tampoco sugiere una dieta vegetariana, debido a la complejidad de su sistema digestivo. Indica darles sólo alimento balanceado.

En caso de obesidad, los gatos son muy delicados por la funcionalidad de su hígado, por lo cual lo ideal -según la veterinaria- es brindarles alimento seleccionado para la obesidad. Como ellos no realizan actividad física -a diferencia de los perros- no pueden quemar grasas de esa manera.

Cómo reconocer si  tienen sobrepeso
La identificación de un perro con obesidad se da por medio de la Puntuación de Condición Corporal (PCC):

* Está en su peso ideal: Tiene las costillas palpables sin exceso de grasa, se marca la cintura si es visto desde arriba, y el abdomen se ve delgado.

* Está un 10% sobre el peso: Al palpar las costillas tiene un pequeño exceso de grasa. La cintura es perceptible, pero no prominente.

* Está un 20% sobre el peso: Las costillas se palpan con dificultad. Tiene depósitos de grasa sobre la parte trasera y la base de la cola, cintura ausente o apenas perceptible.

* Está un 30% sobre el peso: Las costillas no son palpables o sólo al apretar. Tiene depósitos duros de grasa sobre la parte trasera y la base de la cola. La cintura está ausente.

* Está un 40% sobre el peso: Tiene depósitos duros de grasa sobre el tórax, la columna y la base de la cola. La cintura está ausente. Hay distensión abdominal evidente.

Respecto a los gatos, es muy fácil detectar la obesidad por los pliegues que tiene al aumentar de peso abruptamente. Más de cinco kilos de su peso real es excesivo.

Claves para armar el menú ideal 
* No darle comida "de humano". Ni las sobras, ni parte de lo que comemos. Eso lo acostumbra a ciertas "chatarras".

* La mejor opción es el alimento balanceado hecho con subproductos cárnicos.

* Si se eligen trocitos con salsa, tener en cuenta la marca, porque los que son de menor calidad los hacen con muchos desperdicios.

* Darle la cantidad que necesita. Mirar las etiquetas, donde se detallan las recomendaciones de ingesta diaria.

* No darle todo junto. En la mayoría de los casos se recomienda: de 1 a 6 meses de edad alimentarlo tres veces al día; de 6 meses a 1 año dos veces al día; y siendo más adultos, de 1 a 2 veces al día.

* Si se va a implementar una dieta casera, debe aportar todos los nutrientes, hidratos de carbono y proteínas, como huevo, carne, arroz y verduras cocidas.

* Evitar los lácteos, la cebolla, la palta, el chocolate, las frutas (en especial las uvas) y el tomate. Contribuyen con la obesidad, son alimentos tóxicos o difíciles de digerir para las mascotas.

* Para los gatos, lo recomendado es darles sólo alimento balanceado.

* En todos los casos, consultar a un médico veterinario, quien va a indicar el mejor alimento y las cantidades correctas.
 

Dejá tu comentario