DOLAR
OFICIAL $85.97
COMPRA
$91.97
VENTA
BLUE $151.00
COMPRA
$156.00
VENTA

Ni infectadura, ni muerte: hay que escuchar a la gente

¿Alguien cree que una sociedad completa puede soportar un encierro de 120 días

¿Lali Esposito voló a Madrid? ¿Cuándo? ¿Cómo viajó? ¿En qué compañía? ¿Hay vuelos internacionales? Susana viajó a Uruguay en vuelo privado y autorizado y a los vecinos de Tigre no los dejan salir a caminar ni siquiera dentro del propio barrio cerrado y mucho menos protestar porque los acusan de graves delitos de desobediencia. El ministro Berni contó hace meses que la fuerza policial es escasa a la hora de ver los números reales de personal disponible. ¿Cómo harán para cerrar barrios enteros para evitar los contagios, controlar los accesos y salidas en el AMBA y combatir el delito que no para? Es imposible. Las protestas se multiplican pero con un agravante. Los que protestan son los médicos y el personal de la salud que se sienten desprotegidos en medio de la pandemia porque los sueldos son como siempre pasó con médicos y auxiliares son bajísimos. Como siempre pasa en la Argentina con los que trabajan en las más riesgosas tareas esenciales: maestros,  policías, enfermeras y enfermeros y personal de salud en general.

De todo lo demás ya no tiene sentido seguir hablando porque nadie parece escuchar. Si hoy se levanta la cuarentena medio millón de desocupados se sumarán producto de la catástrofe económica producida por la cuarentena interminable. Las buenas intenciones del oficialismo no perforan el blindaje de los bancos que ya tienen serios problemas de espacio para las toneladas de billetes que tienen acumulados sin ninguna intención de prestarlos como quería el gobierno a empresas y personas que no podrán devolverlos. Y es comprensible que eso pase. Mientras las protestas y el malhumor social crece, los funcionarios dicen que este encierro puede durar hasta agosto. O hasta entrada la primavera. ¿Alguien cree que una sociedad completa puede soportar un encierro de 120 días? No lo resisten ni los nervios ni la economía. El gobierno se ofende con los que hablan de infectadura. Pero el gobierno habla de una guerra. Y en toda guerra, se sabe, hay muertos. Y nadie está dispuesto a pagar ese alto costo. Aunque por día muere más gente de cáncer o patologías cardiacas o cerebrales que de coronavirus. Ayer la gente salió a la calle. No para desafiar la cuarentena sino para exigirle al gobierno un plan para salir de ella. La pandemia más tarde o más temprano pasará. El problema está en saber sí el gobierno tiene un plan para ver cómo quedaremos nosotros después que la pandemia pase. Por ahora no tiene otro plan que seguir el encierro aunque ya parece que el remedio sea peor que la enfermedad.


Seguí a Chiche Gelblung en su perfil oficial de Instagram: https://www.instagram.com/chiche_oficial/